Gabriel Spanic, Cynthia Klitbo, Sabine Moussier, Geraldine Bazán, Aylín Mujica y Sarah Mintz unen fuerzas en un show de telerrealidad donde todo el mundo saca el cobre.
Anuncio
Secretos de Villanas
Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman; Peluca para Sarah Mintz: Chevi Montag Wigs/@chevi_montag_wigs

Encontrarse con Gaby Spanic, Cynthia Klitbo, Sabine Moussier, Geraldine Bazán y Sarah Mintz durante el primer día de filmación de Secretos de villanas tomó a la actriz Aylín Mujica por sorpresa. "Conocía a Maritza Rodríguez y al verla otra vez ha sido 'Wow', ha sido ver a otra persona en el mismo cuerpo", cuenta la cubana que ha hecho muchas maldades en la televisión en culebrones como Sin senos sí hay paraíso y Corazón valiente. "El mismo cuerpo con diferentes personalidades, diferente mundo y con diferente manera de pensar. La miro a los ojos y yo estaba acostumbrada a ver Maritza y ahora veo a Sarah Mintz".

La transformación de Mintz no ha sido lo único que Mujica y sus compañeras han vivido a flor de piel durante la grabación del nuevo reality a estrenarse por la plataforma streaming Canela TV. "Es algo que nunca se había visto. Seis villanas de las novelas hispanas juntas en un solo proyecto. Vamos a revelar secretos que nunca hemos contado", adelanta la cubana del show de telerrealidad que tendrá dos temporadas: la primera contará con dos cápítulos que mostrarán un encuentro a puerta cerrada con las seis villanas y la segunda constará de ocho capítulos donde el sexteto vacacionará en Los Cabos, Baja California.

"Van a ver que ahí todo el mundo saca el cobre. Aquí no hay guión, hay seis mujeres hablando de todo, de sus parejas, las leyendas urbanas que se dicen de nosotros que no son reales, con un escenario espectacular. Nos van a ver haciendo deportes extremos…".

Y enfrentando sus incompatibilidades también. "Si vamos a un lugar a hacer shopping una no quiere hacer shopping, cuando vamos a montar en camello la otra no quiere porque le da miedo, la otra no quiere hacer cuatrimoto porque se llena de tierra", adelanta con una carcajada Spanic, la villana de entre otras series, La usurpadora y Soy tu dueña.

"[Hay] muchas diferencias que después se hablan", añade. "Ha habido lágrimas, abrazos. Yo le digo al productor que si esto se hubiera escrito no sale tan perfecto".

Igual de perfecto y sobre todo divertido ha sido el equipo que la venezolana formó con Moussier, Mujica y Klitbo. "Aquí hay muchas personalidades. Aylín es la jacarandosa, es la que se ríe de todo; estás contando una tragedia y se ríe de todas maneras. Spanic es muy chistosa, tiene un sentido del humor muy frío como el mío. Con Sarah hemos aprendido muchas cosas de la religión judía, es muy interesante", confiesa Klitbo, quien fuera antagonista de telenovelas como Cadenas de amargura, La dueña y El privilegio de amar.

"Geraldine es la chica fashion de la banda, ella trae a todo lo que da el último grito de la moda. Yo no grito, no levanto voz —ustedes hagan todo lo que quieran, yo no pierdo estilo", dice. Y agrega: "Sabine, Gabriela y yo somos muy divertidas juntas. Por supuesto hay cosas que molestan, hay cosas que no porque es una convivencia diaria. Pero dentro de todo hay más cariño, amor y yo no había convivido así desde [que viví con] mis hermanas".

¿Ese amor hizo que se respetaran entre sí? "Sí te tengo que decir que mi niña Sarah es una niña llena de luz y de cosas lindas y buenas, pero no sé si la debieron de llamar para este programa. Me da gusto el verla feliz porque veo que la pasa bien y se ríe y sube y baja y a todo le echa ganas y eso se agradece", nota Moussier. "Y después esta Gery que la siento un poquito interesada en pasarla bien ella, pero eso creo que ya lo veremos. Es linda, pero no se abre".

Por supuesto que nada de eso impide que el resultado sea conmovedor. "Aquí es apapacharte, es la compañía espectacular de todo, no solamente de las compañeras, de todos", efatiza la antagonista de las series María Isabel, La madrastra y Que te perdone Dios. "Puede llegar a ser complicado, es agotador, pero es increíble; me llevo esta experiencia en las venas para siempre".

Bazán, quien hizo lo suyo en Tierra de pasiones, La mujer de Judas y Por amar sin ley también se lleva buenos consejos e inolvidables experiencias. "La he pasado muy bien. Con Sarah tuve muchas conversaciones sola con ella, y me encanta verla tan llena de luz, tan feliz, llevando esta vida que lleva ahora. Tiene un valor increíble. Han habido cosas también que cero me han gustado y que no he querido ser parte, pero es parte de", expone la mexicana.

"Para mí ha sido un aprendizaje, porque el resto de las chicas son otra generación, tienen otro tipo de experiencia también. Para mí escucharlas hablar en cuestiones profesionales y cuestión personal ha sido mucho aprendizaje". Y añade con una carcajada: "Estoy con las antenas bien paraditas y hasta para consejos de belleza, que yo estoy anotando".

Pero, ¿y Sarah? ¿Cómo le sentó su regreso a la televisión tras convertirse en judía ortodoxa? "El hecho de haber estado en la televisión con personajes tan villanescos me dijeron [los productores] que querían ver lo que hay detrás de una villana y dije, '¿Por qué no hacerlo?' Llamé a mi rabino y le pregunté y me dijo: 'Lo importante es mostrar que el judío no se aparta del mundo aunque tenga vida espiritual y es tu obligación hacerlo'", cuenta Mintz.

"He aprendido de [mis compañeras] que nos une algo, todas queremos lo mismo: Una plenitud interior, sentirnos satisfechas y sentir que tenemos un lugar de paz".

Es por ello que la colombiana hace un llamado a los televidentes. "Creo que es una oportunidad de ver lo que hay detrás del maquillaje, que hay detrás de una peluca, de unos tacones, de la actriz, de la villana", dice Mintz. Y agrega quien fuera una mala bien mala en Marido en alquiler y Perro amor: "Muchos creen que cuando dicen 'Corte', uno se lleva la villana a su casa. Es un mundo por descubrir, descubrir a la mujer, al ser humano, descubrir que somos reales. Da curiosidad destapar muchas cosas, hay muchos secretos que se revelan, que tocan fibras muy fuertes".

De esos secretos que quedarán al descubierto a partir del 20 de octubre por Canela TV, sus experiencias al estar de vacaciones, y sus sufrimientos y discrepancias las seis actrices hablaron en exclusiva con People en Español.

¿Por qué deciden participar en este show de telerrealidad?

Gaby Spanic: Es otra cosa. La gente cuando vea esto en la tele va a decir qué finura, qué clase, qué producción, qué villanas tan espectaculares, tan auténticas, espontáneas. Es muy emocionante, divertido, picoso. La fotografía es espectacular. Estamos en una casa espectacular, estamos preciosas todo el tiempo.

Cynthia Klitbo: Porque pintaba para ser un viaje superdivertido, ya conocía a Geraldine, a Aylín, a Sabine, a Gaby; nos habíamos encontrado a lo largo de los años pero nunca habíamos convivido. Era una muy padre oportunidad de unas amigas a irse en un viaje.

Gaby Spanic
Gaby Spanic
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman

Aylín Mujica: Ha sido una montaña rusa emocional, pero la hemos pasado superbien. Me encanta convivir con mujeres maravillosas como las que están aquí en este show. Me fascina poder mostrarle al mundo que en la pantalla somos una cosa pero en la vida real nos desarmamos, lloramos, tenemos nuestros problemas como cualquier persona y yo quería mostrarle eso al público.

La gente cuando me ve piensa que soy como mis personajes. He tenido un gran problema en mi vida, yo no soy lo que son mis villanas y esto es una buena oportunidad para que conozcan a Aylín Mujica de verdad. La niña que salió de Cuba para comerse el mundo. No soy tumbahombres.

Sabine Moussier: Este es [mi] primer reality. Aquí es apapacharte, es la compañía espectacular de todo, no solamente de las compañeras, de todos. Sí puede llegar a ser complicado, es agotador, pero es increíble; me llevo esta experiencia en las venas para siempre.

Geraldine Bazan
Geraldine Bazan
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman

Geraldine Bazán: De entrada está como bien divertido, me gustan las cuestiones que sean un reto y que sean cuestiones de aprendizaje también. Para mí ha sido un aprendizaje, porque el resto de las chicas son otra generación, tienen otro tipo de experiencia también. Para mí escucharlas hablar en cuestiones profesionales y cuestión personal ha sido mucho aprendizaje. Estoy con las antenas bien paraditas y hasta para consejos de belleza, que yo estoy anotando.

Sarah Mintz: Fue una sorpresa también para mí. Esto es un regalo. Lo que más enfatizaron es que querían que fuera yo; no hay una mujer latina que represente a los judíos ortodoxos. El hecho de haber estado en la televisión con personajes tan villanescos me dijeron [los productores] que querían ver lo que hay detrás de una villana. Esto está increíble, y dije: '¿Por qué no hacerlo?' Llamé a mi rabino y le pregunté y me dijo: 'Lo importante es mostrar que el judío no se aparta del mundo aunque tenga vida espiritual y es tu obligación hacerlo'.  Lo importante es ir como va por la ley de la Torá.  

Sarah Mintz
Sarah Mintz
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman; Peluca: Chevi Montag Wigs/@chevi_montag_wigs

¿Qué destacarían de las compañeras en el show?

GS: A Sabine la amo. Ella vive en Sabinelandía y eso me da mucha risa; luego dice cosas que no logramos entender y nos hemos reído muchísimo con Sabine. Cynthia tiene una velocidad mental tan impresionante, es tan inteligente, tan sincera, tan ella, dice las cosas al grano. Aylín que es como yo, que no tenemos la velocidad mental tan rápida [risas] nos cuesta un poco más defendernos.

Una anécdota que nos pasó: estábamos caminando y había un señor en la calle que parace que estaba afectado por drogas o algo así, estaba vendiendo sus cosas en la calle y estábamos Aylín, Sabine y yo. El señor me grita delante de todos: 'Mire, usted que tiene un montón de gente alrededor y nadie le ha dicho a usted que tiene la cara blanca y el cuerpo del otro color, [carcajadas]. Dios mío, yo me he reído tanto. No me tomo nada personal.

Sabine Moussier
Sabine Moussier
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman; Pelucas para Sarah Mintz: Chevi Montag Wigs/@chevi_montag_wigs

CK: Aquí hay muchas personalidades. Aylín es la jacarandosa, es la que se ríe de todo; estas contando una tragedia y se ríe de todas maneras. Spanic es muy chistosa, tiene un sentido del humor muy frío como el mío. La verdad Sabine es una mujer muy tierna. Con Sarah hemos aprendido muchas cosas de la religión judía, de su conversión. Es muy interesante. Geraldine es la chica fashion de la banda, ella trae a todo lo que da el último grito de la moda. Yo no grito, no levanto voz, ustedes hagan todo lo que quieran, yo no pierdo estilo. Sabine, Gabriela y yo somos muy divertidas juntas. Por supuesto hay cosas que molestan, hay cosas que no porque es una convivencia diaria. Pero dentro de todo hay más cariño, amor y yo no había convivido así desde [que viví con] mis hermanas.

Hay una gran hermandad aquí, todas tenemos algún punto en común además de la actuación y eso ha sido una experiencia preciosa, maravillosa, linda. Sé que cuando nos despidamos habrá lagrimitas de cocodrilo.

Aylin Mujica
Aylin Mujica
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman

SM: La verdad las quiero a todas, pero me llevo mucho más con Aylín, Gaby y Cynthia porque estamos rompiéndonos todo. Damos el todo por el todo, somos las que nos reímos, las que nos burlarnos, tenemos alegría interna que se nos escapa por los poros y venimos a hacer esto algo grande. Si te tengo que decir que mi niña Sarah es una niña llena de luz y de cosas lindas y buenas, pero no sé si la debieron de llamar para este programa. Me da gusto el verla feliz porque veo que la pasa bien y se ríe y sube y baja y a todo le echa ganas, y eso se agradece. Y después esta Gery que la siento un poquito interesada en pasarla bien ella, pero eso yo creo que ya lo veremos.

Vamos a ver mucho de ella en sus redes [risas]. Es linda, pero no se abre. Pero venimos a abrirnos con cosas bien profundas. Te puedo decir que conmigo ha sido linda y buena gente. Lo que sí va a pasar en esta casa hablando del show es que sí va a haber de todo.  Risas, llanto, energía, cansancio y van a ver una apertura del corazón. Estoy contenta de haber aceptado este proyecto.

Cynthia Klitbo
Cynthia Klitbo
| Credit: Foto: Omar Guerra/@omarphoto109; Vestuario: Nabys Vielman/@nabysvielman

GB: Está bien interesante que seamos personalidades tan distintas. Yo soy easy going [tranquila] y las otras villanas son bastante intensas. Más allá de que no me gusta hacer los conflictos más grandes, me gusta ser conciliadora. Uno conversa, discute. Eso no significa pelar. No siempre estás de acuerdo con todo y eso es lo rico.

Me dicen: 'Es que tú casi no hablas'. Por supuesto que hablo, pero no me voy a meter en medio del gallinero que están todas hablando de cua cua cua y discuten. O sea, no es mi estilo [risas]. La hemos pasado muy bien, hemos llorado, compartido tantas cosas de cada una.

¿Con quién se han llevado mejor?

GS: Con todas [he hecho amistad], pero sí tengo a mis comadres: Cynthia y Sabine y Aylín somos como el grupo más… somos las más grandes de edad.

AM: Con Cynthia, con Sabine y con Gaby. A Sarah la quiero mucho, pero ella ya está apartada por su religión porque siempre está rezando, está con ella misma. Geraldine es más solitaria, pero me llevo con todas. Me muero de la risa con Gaby, Cynthia y Sabine.

SM: Conecté con todas, pero casualmente me ponía a hacer muchas escenas con Geraldine. Y me gustó mucho. Me encantó conocer la otra cara de cada una, no lo que se dice en las redes, en la prensa. Conecté con nada una; con Gaby mucho, con Geraldine, Aylín. Descubrí a Sabine, solo la había visto en televisión. Me parece una dulzura y la personalidad de la Cynthia es una locura, es una personalidad increíble.

Secretos de Villanas
Secretos de Villanas
| Credit: Cortesía de Canela.TV

¿Cómo arreglan las diferencias que tienen?

GS: De eso se trata, no puedo comentar mucho. Si vamos a un lugar a hacer shopping una no quiere hacer shopping, cuando vamos a montar en camello la otra no quiere porque le da miedo, la otra no quiere hacer cuatrimoto porque se llena de tierra. No puedo contar mucho, pero está muy divertido, muchas diferencias que después se hablan. Ha habido lágrimas, abrazos. Yo le digo al productor que si esto se hubiera escrito no sale tan perfecto.

CK: Yo soy transparente, y todo lo digo van a ver de mí cómo soy transparente porque todo lo digo [risas]. No me dejo nunca nada de nada; de pronto soy un poco tosca para ver las cosas en su lugar. Nadie está obligada a hacer nada.

A veces no les gusta que no quiero hacer una actividad. A mí por ejemplo los camellos no me gustan, solo de imaginarme la hernia de mí espalda en un camello, el desierto, el rayo de sol sin las pirámides de Egipto a un lado, pues no es necesario. Entonces me odiaron [risas]. Tampoco me quise quedar a una cena en donde habían invitado a unos chicos. La verdad he estado muy traviesa, porque si no ¿quién le pone sal y pimienta a esto? Debe de haber una villana [risa]. Ya después me porté muy bien, fui muy linda.

Secretos de Villanas
Secretos de Villanas
| Credit: Cortesía de Canela.TV; Peluca para Sarah Mintz: Chevi Montag Wigs/@chevi_montag_wigs

AM: No es muy sencillo pero las recibimos y lo aceptamos con muchísimo amor. Por ejemplo, yo conocí a Maritza Rodríguez y el verla otra vez ha sido: 'Wow'. Ha sido ver a una persona con el mismo cuerpo y ver a otra persona en el mismo cuerpo. El mismo cuerpo con diferentes personalidades, diferente mundo y con diferente manera de pensar. La miro a los ojos y yo estaba acostumbrada a ver Maritza y ahora veo a Sarah Mintz, y es una mujer con una convicción y practicando con una religión ortodoxa que está superdisciplinada, con una gran voluntad.

Estamos comiendo en un restaurante y a ella tienen que traerle su comida kosher. Si no, no puede comer la comida. Es una entrega que la admiro porque cambiar tu vida así, desde tus costumbres, cómo comer, cómo hablar, qué hacer, qué no hacer... Me llama mucho la atención porque es otra persona, entonces invitarla a este viaje y que ella aceptara pues nos ha enseñado muchísimas cosas. Hasta de sexo hemos platicado, de cómo ha cambiado su vida.

La verdad ha sido un intercambio de sucesos, vida y emociones de varias mujeres que nos ven en la pantalla como villanas. Se van a impresionar cuando vean la personalidad de cada una de las mujeres que venimos aquí para ser nosotras mismas y no actuar.

SM: He aprendido de ellas que nos une algo. Todas queremos lo mismo: una plenitud interior, sentirnos satisfechas y sentir que tenemos un lugar de paz. Hay algo muy lindo, unas palabras absolutamente verdaderas que salieron de Gaby que uno tiene que ser muy valiente para tomar decisiones en el momento indicado, el momento exacto.

¿Hay alguna escena que les haya gustado más?

CK: La primera reunión es donde todo el mundo habló de sus cosas; estuvo muy divertida. Pero también conocimos un lado de las otras chavas. Te das cuenta que no eres la única que tiene un problema en la vida. Cada quién se abrió y habló, y eso fue muy bonito. Me di cuenta que algunas tenían experiencias muy similares a las mías. Y a partir de ahí fue una solidaridad muy bonita.

AM: El viaje en camello estuvo espectacular. Cynthia está loca, la amo, pero se puso como loca porque empezó a decir del maltrato animal. Pero no había maltrato en ningún lado, ella quería zafarse del paseo y librarse del calor.

SM: La casa en donde estamos es espectacular. Es maravillosa.

GB: La he pasado muy bien. Me encantó la reunión que fue en donde se decidió hacer este viaje juntas; la producción no nos dejó vernos hasta que estuvimos en el set. Estar con Sarah tuve muchas conversaciones sola con ella, y me encanta verla tan llena de luz, tan feliz, llevando esta vida que lleva ahora. Tiene un valor increíble. Han habido cosas también que cero me han gustado y que no he querido ser parte. Se enojaron conmigo porque no quise ser parte de algo, pero al final cada uno decide qué quiere hacer y qué no.

SM: [En] el primer encuentro me puse a llorar, así como cuando te hacen una fiesta sorpresa. Eso sentí desde el día número uno. Me sentí muy cómoda. Me sentí como una pieza nueva de mí, con gratitud. Me daba mucha risa cuando para alguna foto o alguna escena [nos decían]: 'Pon cara de villana, mala'. Y yo no sé, no sé cómo le hago. No era posible [para mí] sacar la villana cuando nos poníamos a jugar de villanas, y a ellas tampoco les salía. Y compartimos mucho eso.

¿Por qué ver este reality?

GS: En cada villana hay una historia particular. Desde el primer show es impresionante. No sé con cuál historia irme porque todas son maravillosas. Hemos llorado muchísimo. Esto va a ayudar a las mujeres a decir: 'Ya basta, voy a levantar la voz, no me va a dar vergüenza, voy a buscar mí justicia, voy a defender mi honra'.

Hacemos también villanías, pero cuando llega el momento de las confesiones es mucha emoción. No existen libretos. El libreto es el alma, el corazón, la transparencia.

CK: La primera razón es que nos van a ver cómo somos realmente. La segunda es que va a estar muy divertido porque todas somos estrellas del antagonismo. Aquí las jerarquías se ganan a gritos. No hay egos en mala onda.

La tienen que ver porque las cosas que hemos compartido son cosas inéditas, cosas que nunca han escuchado de nosotras. A la gente le va a dar mucha curiosidad.

Secretos de Villanas
Secretos de Villanas
| Credit: Cortesía de Canela.TV; Peluca para Sarah Mintz: Chevi Montag Wigs/@chevi_montag_wigs

AM: Es algo que nunca se había visto: seis villanas de las novelas hispanas juntas en un solo proyecto. Vamos a revelar secretos que nunca hemos contado. La primera fue una reunión y luego unas vacaciones en Los Cabos y van a ver que ahí todo el mundo saca el cobre. Aquí no hay guión, hay seis mujeres hablando de todo: de sus parejas, las leyendas urbanas que se dicen de nosotros que no son reales —con un escenario espectacular. Nos van a ver haciendo deportes extremos…

SM: Yo sería la primera en verlo [risas]. Creo que es una oportunidad de ver lo que hay detrás del maquillaje, que hay detrás de una peluca, de unos tacones, de la actriz, de la villana. Muchos creen que cuando dicen 'Corte' uno se lleva la villana a su casa. Es un mundo por descubrir, descubrir a la mujer, al ser humano, descubrir que somos reales. Da curiosidad destapar muchas cosas, hay muchos secretos que se revelan, que tocan fibras muy fuertes.