El conductor se vino abajo al recibir un detalle de sus compañeros y amigos de programa con motivo de su 50 cumpleaños. Así fue el emotivo momento.
Anuncio

Siempre hace reír a todos con sus divertidas ocurrencias y esa vis cómica tan innata en él. Pero en esta ocasión, fueron los compañeros de Despierta América los que tuvieron que consolar a un emocionado Raúl González.

El conductor se vino abajo tras recibir uno de los regalos más bonitos de su vida, una vida que acaba de cumplir 50 años rodeado de mucho amor y detalles especiales como este.

El programa que ha sido su casa por tantos años le brindó algo que no esperaba, un video de felicitación que recogía imágenes, personas y momentos que tocaron de lleno el corazoncito del también actor.

"Esto es lo más hermoso que me han hecho en la vida", afirmó el venezolano. El motivo de esas lágrimas no solo es por agradecimiento ante un gesto tan importante, hubo algo más que le hizo llorar como un niño pequeño.

En el recorrido de imágenes por sus años en el programa y de su vida, hubo una persona esencial que aparece repetidas veces. Se trata de su padre, su ejemplo y su orgullo máximo, un hombre que luchó por su vida hasta que finalmente tuvo que partir.

El presentador perdió a su progenitor debido a un cáncer de huesos contra el que llevaba batallando tiempo. Justo cuando apenas se cumple un año de su partida volver a verle con esa sonrisa y esas palabras hacia él le emocionó hasta las lágrimas.

Su partida dejó un vacío muy grande en él y en su hermana, en realidad de todos los que le conocieron. Su despedida entonces fue con unas palabras cargadas de puro amor y agradecimiento por una vida colmada de lecciones buenas y entrega de corazón.

"Papi, sé que eres nuestro ángel de la guarda. Guía mis pasos, cuídame, dame las fuerzas para seguir, no me sueltes. Gracias por darme el permiso de ser feliz. Te amo 'mi gallazo'. Fuck Cancer", escribió Raúl junto a esta imagen de su niñez.

Verle de nuevo sonreír y escuchar su voz de aliento en estos videos recordatorios llenó de nostalgia a Raúl quien se abrazó a sus compañeros ante tal obsequio. El artista y comunicador cumple medio siglo en su mejor momento profesional y personal, demostrando que los obstáculos se pueden superar con esfuerzo y entrega.

¡Muchísimas felicidades, querido compañero, y gracias por tu alegría!