La experiencia de Niurka Marcos en el reality La casa de los famosos parece no haber sido de su agrado y habló fuerte al respecto.
Anuncio

Es bien sabido que el paso de Niurka Marcos por La casa de los famosos estuvo lleno de polémica dentro y fuera del programa. Incluso, se pensaba que la vedette sería la ganadora de este relicto ante la popularidad de la que goza. Sin embargo, salió ante la sorpresa de la audiencia. Ahora la también actriz hace fuertes declaraciones sobre su estancia en esta emisión de la cadena Telemundo.

"Es la primera vez que me arrepiento de haber estado en un proyecto en 54 años", advirtió Marcos en entrevista con Mara Patricia Castañeda (YouTube). "Lo único que puedo decir en 54 años de vida, de carrera, de experiencia ¿alguna día me habías escuchado en alguna declaración, en algún medio de comunicación, decir que me arrepentí de algo? No me arrepiento porque analizo las consecuencias de cualquier cosa que voy a decir. Conozco primero mis obligaciones para poder exigir mis derechos".

La bailarina mencionó que a este programa entró porque "me metió la audiencia" y no por recomendación de algo. "Desde la primera temporada me llegaban a mis redes sociales 'Mima métete para que defiendas a Alicia [Machado]', 'Mima métete porque te queremos ahí'; 'Mima te queremos en La casa de los famosos'", reveló. "No entré por influencia de nadie, entré porque el público me pidió. Entonces, me llamaron".

Niurka Marcos
Niurka Marcos
| Credit: Eyepix Images/The Grosby Group

Niurka Marcos reveló varios secretos al interior de la casa como el uso de celulares, el zoom, el uso de mensajes y aclaró que tanto sus seguidores como ella cuentan con la pruebas de estos señalamientos. Dejó claro que "fue bastante fuerte tolerar" las faltas de respeto de las normas de convivencia por parte de algunos compañeros y cuáles fueron las condiciones contractuales.

"Negociamos. Mi contrato se firmó aparte porque tenía muchas cláusulas raras, rarísimas. Por ética no puedo decir lo qué hay en mi contrato, pero sí puedo decir lo que no hay; no hay cláusula de confidencialidad. Es decir, que puedo decir lo que me dé la gana", enfatizó: "Me obligo a ser una persona ética cuando hay que ser ética, correcta cuando hay que serlo. Pero sé ser desfasada, vulgar y arrabalera".