María Antonieta de las Nieves asegura que por fin ha accedido al proyecto que tiene entre manos Roberto Gómez Fernández, hijo de Chespirito. ¿Limarán asperezas con Florinda Meza?
Anuncio

María Antonieta de las Nieves lleva 50 años unida a "La Chilindrina" el entrañable personaje que intepretara en la serie mexicana El Chavo del 8 que le diera fama y fortuna.

Y luego de un runrún de por lo menos dos años sobre los planes de Roberto Gómez Fernández, hijo del comediante y creador de dicha comedia, Roberto Gómez Bolaños "Chespirito" finalmente el proyecto parece cristalizarse, a pesar de los problemas que han surgido entre el productor y Florinda Meza, una de las dos esposas del comediante.

"No me dan permiso de decir que sí, pero si digo que no pues va a ser una mentira muy grande", dijo en tono casi Cantinflesco al acudir a una función teatral en Ciudad de México. "No va a ser sorpresa porque ya lo estoy diciendo, pero estoy muy contenta porque el hijo de Roberto se haya comunicado conmigo, que hayamos tenido un entendimientos, que hayamos visto que los rencores no sirven para nada y yo de aquí a que termine la historia de Chespirito quiero seguir estar [sic] al aire con él", Sale el Sol (Imagen TV)

Sobre la posibilidad de que Florinda Meza demande a la producción en la que al parecer no participa, la actriz evitó meterse en polémicas. "No sé de lo que me estás hablando ni quiero pensar, porque para mí todo es nuevo".

Roberto Gómez Bolaños
El Chavo del 8 y La Chilindrina.

Los comentarios seguramente tendrán resonancia, especialmente si recordamos las palabras de Florinda Meza con respecto a dicho proyecto en el cual no tiene participación y que tampoco cuenta con su aprobación o visto bueno.

"[De la serie] De eso no estoy ni enterada, me entero cada vez que me preguntan (la prensa). Yo voy a hacer mi propia biografía, y en ella tendría que estar Roberto, afirmó la viuda de Chespirito en 2021.

En dicha ocasión Meza recordó que ella resguarda el legado del artista mundialmente conocido por lo cual no habría proyecto sin su aprobación. "Hay una figura en el testamento que me hace digamos curadora, debo ser informada, cosa que no sucede, pero para calificar los productos", afirmó. "No siempre se ha respetado [y] no siempre se les ha dado la calidad que Roberto hubiera exigido", lamentó.