El actor español protagoniza la miniserie ambientada en el desconocido mundo de los gigolós que Telemundo estrena este sábado. Hablamos con él.
Anuncio

'Acción', 'amor', 'triángulos amorosos' y 'mucho dilema'… Estos son los ingredientes principales de Diario de un gigoló, la seductora miniserie que Telemundo estrena este sábado 12 de octubre a las 9 p. m., hora del Este. Hablamos con su protagonista, el actor español Jesús Castro, quien nos cuenta todos los detalles de este thriller que se grabó el año pasado en Argentina y en el que también participan Adriana Barraza, Fabiola Campomanes y Victoria White.

Siendo una serie ambientada en el mundo de los gigolós no es difícil intuir que habrá muchas escenas de desnudo y de sexo, ¿o me equivoco?

No te equivocas, pero igual me gustaría que hasta que no la vean al menos no se dejaran llevar por prejuicios y que se abrieran a ver la serie y lo que cuenta porque sí, obviamente si estamos hablando de la profesión de gigoló tiene que haber contacto físico y tiene que haber secuencias de cama, pero creo que la serie es mucho más que eso.

Jesús Castro
Jesús Castro es Emanuel en Diario de un gigoló
| Credit: Telemundo

¿Eres muy pudoroso a la hora de grabar ese tipo de escenas?

Rodar escenas íntimas cuando es con una actriz con la que llevas más tiempo trabajando o con la que tienes trama, como era el personaje de Fabiola o así, costaba menos. Pero Emanuel tenía muchas clientas que eran actrices que iban un día o dos a rodar y ya nunca más, entonces sí que era más difícil crear esa confianza, pero al final entras en el mood de Emanuel y ya te metes ahí.

¿Físicamente tuviste alguna preparación especial para dar vida a Emanuel?

Sí, físicamente yo estaba bastante delgadito antes. Cuando me dijeron que sería Emanuel tampoco nadie me exigió nada porque yo no es que tuviera sobrepeso ni nada, pero sí que no entrenaba, no me lo tomaba muy en serio o no comía muy bien y a raíz de ahí me puse a hacer ejercicio y hasta hoy no he parado.

Jesús Castro
Jesús Castro en una escena de Diario de un gigoló
| Credit: Telemundo

Se intuye que Emanuel tiene un mundo interno muy complejo por el pasado que carga a sus espaldas, ¿qué fue para ti lo más difícil a la hora de interpretarlo?

Como bien has dicho, Emanuel arrastra bastante oscuridad en su pasado y eso también hace que no termine de disfrutar del presente. Pero dentro de todo ese dilema que el espectador por supuesto va a ver quise darle a Emanuel sensibilidad, que se le viera un tipo que más allá de la apariencia física un poco ruda tuviera sensibilidad y espero haberlo conseguido.

Jesús Castro
Jesús Castro es Emanuel en Diario de un gigoló
| Credit: Telemundo

¿Qué tiene Emanuel de Jesús Castro?

La forma de pensar que ambos tenemos no son tan dispares, obviamente desde puntos diferentes. Emanuel es un tipo que cuando cree en algo se la juega a ese algo, Jesús también; es un tipo que no le da miedo la vida y arriesgarse y también me representa y que es un tipo que no lo ha tenido muy fácil y aún así él sigue luchando, también eso me representa.

Para los que aún no te conozcan, ¿quién es Jesús Castro?

Jesús Castro es un chico muy normal que le gusta mucho su trabajo, que su pilar y su ancla es su familia y los que siempre han estado ahí.

Jesús Castro
Jesús Castro en una escena de Diario de un gigoló
| Credit: Telemundo

¿En qué momento de tu vida descubriste tu pasión por la actuación?

La descubrieron Eva Leira y Yolanda Serrano, que fueron las directoras de casting de [la película] 'El niño'. Ellas vinieron a verme al instituto de mi pueblo donde yo estaba estudiando y digamos que me metieron este gusanito. Ya luego lo fui haciendo grande y desarrollando yo, pero ellas me abrieron a este mundo que yo desconocía totalmente.

Además de actuar, ¿qué le hace feliz a Jesús Castro en este momento de su vida?

Jesús Castro es feliz con bastante poco. Le hace feliz que su familia esté bien, le hace feliz un bonito atardecer, le hace feliz un paseo con su perro Zeus, no sé, las pequeñas cosas me hacen bastante más feliz que todo lo que sea como muy social, muy estrambótico, muy de ricos. Mi felicidad está más en el suelo que en la estratosfera.