A pesar de haber sido salvada por el público con el 55% de los votos, la actriz de origen ruso decidió cederle su lugar en la competencia a Rosie Rivera.

By Moisés González
August 20, 2018 08:03 AM

El futuro de Rosie Rivera e Irina Baeva como concursantes del reality Mira quién baila (Univision) dependía este domingo únicamente de la votación del público. Por eso la sorpresa fue mayúscula cuando, tras ser salvada con el 55% de los votos, la actriz de origen ruso tomó la decisión de renunciar a la competencia de baile para cederle su lugar a la hermana de la fallecida cantante Jenni Rivera tras llevar dos galas sin poder bailar debido a una lesión.

“De verdad, de corazón les agradezco a todas las personas que está aquí, que están en su casa que hayan votado por mí, de verdad no tengo palabras para agradecerles todo el apoyo, todos los mensajes tan lindos que me han mandado en las redes sociales. Lo que sí tengo que decir, así como lo dijo Rosie en su cápsula, es una injusticia porque en este momento yo ni siquiera he presentado el baile y yo considero que la que se tiene que quedar es Rosie”, dijo la que fuera protagonista de la telenovela Vino el amor nada más darse a conocer que el público la había salvado.

El jurado, que en un caso tan excepcional como este finalmente tenía la última palabra, suscribió lo dicho por la joven intérprete de 25 años.

“Yo creo que me parece justo, completamente justo que Irina se vaya y se quede Rosie. Es la decisión del jurado, estamos de acuerdo. Hemos visto un gran avance en Rosie. Creo que Rosie, y lo comentamos hoy, ha pasado por momentos arriba, abajo, pero está aquí, se está entregando al 100%, hace lo que cree y creo que Irina dio lo que tenía que dar y se tiene que ir”, tomó la palabra Lola Cortés, la jueza más controversial y polémica de esta edición.

La renuncia de Irina permite a Rosie seguir participando en el programa aún cuando el público se había decantado por la también heroína del melodrama mexicano Me declaro culpable.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Poco antes de ceder su lugar a Rosie, Baeva había sido muy criticada por los tres miembros del jurado ya que ninguno entendía ni compartía su decisión de no querer bailar ya que, según el parte médico que emitió el programa, no había ninguna alteración que indicara que no podía hacerlo.

“Yo creo que en la vida hay que morir en el escenario. Yo soy partidario de que uno cuando decide hacer una cosa tiene que ir hasta el final, tiene que morir con las botas puestas. Yo no entiendo tu actitud, no la entiendo ni la comparto. Yo de verdad iría hasta el final. A mí me parece como que en el fondo no quieres continuar en la gala, no quieres seguir y eso me entristece mucho porque hay mucha gente a la que le gustaría estar aquí en tu lugar bailando”, lamentó el juez de origen español Joaquín Cortés.

A pesar de las duras críticas que recibió, Irina defendió su postura hasta el final.

“Lo que yo no quiero mostrarle a mi madre, que está a 11 mil kilómetros que su hija está lastimada. Lo que todos los días me pregunta mi mamá estando tan lejos es ‘hija, ¿cómo sigues?', ‘mi amor no hagas nada que te vaya a lastimar, por favor no hagas nada, no te lastimes más' y mi familia es lo más importante para mí, entonces teniendo a mi mamá tan lejos, sabiendo que si algo me pasa ella ni siquiera va a poder venir a ayudarme, a cuidarme y a estar conmigo y tiene que estar lejos con todas esas preocupaciones pues también pienso en eso. Yo creo que cada quien tiene sus razones para hacer las cosas como las está haciendo y para tomar las decisiones que está tomando, en este caso esas son las mías”, se defendió entre lágrimas Baeva.

Advertisement