El ahora joven de 21 años tenía apenas 11 cuando participó en el exitoso programa de televisión mexicano. Una década después, así es su vida.

Por Moisés González
Diciembre 23, 2020
Anuncio

"Fui el primero en llegar. Estaba nevando y hacía mucho frío". Aunque ha transcurrido una década, Hiroshi recuerda como si hubiera sido ayer el día que acudió con 11 años al casting de Pequeños gigantes en Ciudad Juárez, México. "Vi por televisión los anuncios y le pedí a mi mamá que me llevara", rememora. Su vida ya no volvería a ser la misma. Tras ser seleccionado de entre 45 mil niños que compartían su mismo sueño, el ahora cantante, actor y modelo de 21 hizo su equipaje y dejó atrás su Chihuahua natal en compañía de su madre para concursar en el show de talento infantil sin poder imaginarse la repercusión y el éxito que tendría el programa. El resto es historia. Su historia. En entrevista con People en Español, Hiroshi recuerda una década después su participación en el programa y comparte cómo es su vida en la actualidad.

El programa tuvo mucho éxito. ¿En ese momento y a esa edad eras realmente consciente de la repercusión que estaba teniendo el show?

No podía darme cuenta del éxito que tenía el programa pues vivía en una casa enorme y hermosa, todos juntos. Ahí dormía, comía, tomaba clases de escuela, canto, baile o actuación, según fuera necesario. Solo salía a Televisa a los ensayos y a grabar el programa. No tenía ese contacto con la gente, como para darme cuenta que tan aceptado y querido era el programa. Aparte yo estaba muy pequeño y entre clases, ensayos y juegos se me iban los días rapidísimo. Cuando por fin tuvimos el permiso de salir a las plazas de compras o al cine para descansar de la rutina, me topé con la sorpresa de que no era fácil ni siquiera caminar sin que me pidieran un autógrafo o una foto. Se juntaba la gente y ya no me permitían avanzar ni hacer lo que tenía planeado. Era extraño. Nunca había vivido algo igual. Se sentía padre, pero sí de pronto daba miedo porque era pequeño y la gente gritaba, me jalaba y hasta me besaban (ríe). A partir de ahí las salidas fueron más restringidas y nos mandaban en camionetas de Televisa para que fuera seguro.

Hiroshi
Hiroshi, antes y ahora
| Credit: Cortesía; Mezcalent

¿Cómo lograste asimilar a tan corta edad el boom que generó el programa?

Yo pienso que pasó mucho tiempo antes de poder asimilar ese boom que generó Pequeños Gigantes porque fue mucho el tiempo que estuvimos trabajando. Fueron 18 programas, contando el programa cero, donde viví mi último filtro para quedar como cantante del equipo Megaestrellas. Mis compañeros y yo vivimos rutinas de trabajo y responsabilidades muy grandes. Eso fue genial porque siendo niños amábamos lo que hacíamos y poníamos el alma en ello. Gracias a Dios, trabajar y tener una responsabilidad a ese nivel fue lo mejor que me pudo haber pasado en la vida, creces en todos los sentidos.

¿Qué momento de todos los que viviste en el programa recuerdas con más cariño?

Hay muchos momentos que guardaré por siempre en mi corazón, pero tengo mis favoritos, como cuando canté 'La nave del olvido' de mi ídolo José José. Verlo ahí frente a mí mientras yo cantaba uno de sus más grandes éxitos es y será inolvidable. El programa era editado y no salió donde él subió al escenario, me felicitó y agradeció por cantar sus canciones y me regaló una moneda de plata, la cual conservo como un gran tesoro. También [recuerdo] la final porque, por primera vez en todo lo que iba del programa, fue toda mi familia: mi abuelita, mi papá, mis hermanos, mis tíos, primos, amigos... Todos llegaron en un enorme camión que les facilitó el gobernador para que me acompañaran en la final y sintiera el apoyo de mi familia y amigos.

Hiroshi
Hiroshi en la actualidad
| Credit: Cortesía

La reacción que generó el programa en el público fue impresionante, ¿recuerdas algún momento en el que vivieras algo anecdótico?

Claro, tengo muchas anécdotas increíbles, como cuando cantamos en la beatificación del Papa Juan Pablo II. También le cantamos a la Virgen de Guadalupe. Después cantamos cuando vino el Papa Benedicto, y en muchos eventos especiales como Iniciativa México, en el homenaje a Chespirito, en el Teletón... Cantar en el Auditorio Nacional varias veces fue increíble, nominaciones en Premios TVyNovelas o en los Kids Choice Awards, poner mis huellas en la plaza de las Estrellas... Pero creo que la que más me gustó y me sorprendió fue ser invitado especial del cineasta y empresario estadounidense George Lucas de 20th Century Fox. Me invitó a San Francisco, estuve en su rancho y fui a la alfombra roja de su película Star Wars en 3D. Ahí tuve la oportunidad única de entrevistar a 2 ganadores del Óscar.

Hiroshi
Hiroshi en la actualidad
| Credit: Cortesía

Desde Pequeños gigantes hasta ahora, ¿qué has estado haciendo?

Terminando Pequeños Gigantes vino un proyecto más de los productores Galindo, que fue El show de los peques, del cual se grabaron 5 excelentes programas. El productor Rubén Galindo apostó al talento que había dentro del programa y formó junto con Federica Quijano (Kabah) el grupo Megabytes, al cual yo pertenecí junto con 5 compañeros más: Magaby, Miguel, Montse, Daryna y Jorge. Tiempo después al desintegrarse el grupo, formé un dueto junto con Magaby con el que hicimos muchos conciertos. Seguimos en proyectos juntos, pues tenemos una amistad inquebrantable. Después de 6 años de estar en la Ciudad de México, regresé a mi tierra natal a seguir estudiando y preparándome con entrenamientos de inteligencia emocional y entré a trabajar a la Comisión Federal de Electricidad, en la cual laboro actualmente. Nunca dejé mis sueños de lado. Al contrario. Todo este tiempo que he estado alejado de los reflectores, me dediqué a componer canciones y, gracias a Dios, acabo de sacar mi disco 'Ni en mil vidas'.

¿Cómo es tu vida actualmente?

Me siento feliz. He crecido en muchos sentidos. Estoy bien con mi familia, con mis amigos y en mi trabajo todo marcha bien. Terminé mi disco y eso me hace sentir superorgulloso de mí mismo, pues todo es de mi autoría. Gracias a mi trabajo y esfuerzo, pude lograrlo. Es mi pequeño bebé en toda la extensión de la palabra. Está hecho con mucho cariño, esfuerzo, pero sobre todo con mucho amor para todos aquellos que siempre me han apoyado y creen en mí, para mis fans que sin ellos no podría estar yo aquí ahora contando todo esto. Tengo una vida muy bendecida.

¿Con qué sueñas a día de hoy?

Si algo tengo claro es que los sueños sí se cumplen, pero hay que trabajar duro y sobre todo ser disciplinado porque la disciplina encierra todos los valores que te llevan directo al éxito. Sí, sí sueño con el éxito. La música es parte de mí y sé que estoy en el camino correcto, trabajando para poder realizar proyectos, los cuales me encaminarán hasta donde deseo, con la ayuda de Dios. Deseo que todos escuchen mi disco, que sea del gusto de la gente, llegar a muchos lugares con mi música, que la sientan y se inspiren con ella.