El cantante colombiano Mike Bahía mostró este domingo su descontento con la forma de operar del reality.

Por Moisés González
Agosto 13, 2018
Anuncio

La sexta edición de Mira quién baila (Univision) vivió este domingo una de sus noches más tensas y polémicas luego de que uno de sus concursantes, el cantante colombiano Mike Bahía, se rebelara contra el programa por su forma de operar.

“No tuve la fortuna de ver el programa pasado, pero vi un contenido que no me hizo sentir feliz de estar aquí. Estoy hablando de las tomas que vimos de una de nuestras compañeras que se estaba sintiendo frustrada y eso fue mostrado al aire. Pienso que eso constituye bulling, algo que está matando a nuestra sociedad hoy en día. Quisiera saber si a alguien de las personas que está aquí le gustaría que su hija estuviera sometida a una situación en la que está diciendo cosas sobre sí misma que no tienen por qué salir a la luz pública. En ese momento me desconecté del programa y lo siento”, dijo Mike, quien se convirtió este domingo en el segundo expulsado de la competencia de baile tras perder su duelo contra la actriz colombiana Sara Corrales.

“No tenemos que mostrar tantas cosas tristes porque aquí no pasan cosa tristes, aquí pasan cosas lindas. Estamos aprendiendo cosas nuevas todos los días y estamos aquí simplemente disfrutándolo y demostrándoles a los que están ahí, que están en horario de primetime de familia, que considero que es tan importante tenerlo en cuenta y lo tengo en cuenta en mi música por eso no puedo dejar de ser quién soy y lo siento con ustedes pero no me siento tan contento”, agregó.

El presentador del programa, Javier Poza, no tardó en salir en defensa del reality.

“Es una opinión lógicamente tuya, la respetamos muchísimo probablemente no la compartimos. Efectivamente yo tengo hijos y creo que no es la televisión quién tiene que educar a mis hijos, sino yo como papá y su mamá es quién tiene qué decirle a los hijos cuáles son los valores y la ética de la vida diaria. Esto es un programa de televisión al fin y al cabo. No creo que sea responsabilidad de la televisión educar a los hijos. Esa es mi opinión, yo respeto tu opinión, pero esa es mi opinión. Esto es un programa de televisión, es entretenimiento puro y se acabó”, le rebatió Poza.

Si bien Mike no quiso especificar cuáles fueron las imágenes que desataron su enojo, todo apunta a que se trata de la dura confesión que le hizo Rosie Rivera sobre su físico la semana pasada a su bailarín durante uno de los ensayos y que el programa no dudó en transmitir.

“Ya no quiero estar en la tele, no entiendo por qué estoy aquí si me veo gorda, son 23 libras más, son 5 kilos más con la cámara. Me gusta el baile, está hermoso pero cuando me vi al lado de ellas dije qué haces aquí estúpida”, se sinceró Rosie entre lágrimas días atrás en un momento de frustración.

Al parecer al cantante, que ya no forma parte de la competencia de baile, no le parece bien que el programa se aproveche de los momentos de debilidad de los participantes para ganar rating.

¿Crees que Mike tiene razón?