Este viernes la puertorriqueña no acudía a su programa, un hecho que ha puesto nerviosos a sus seguidores que tras la marcha de Rashel Díaz esta semana se temen lo peor.

Anuncio

Esta no ha sido una semana fácil para el equipo de Un nuevo día. El pasado miércoles una de sus presentadoras más veteranas, Rashel Díaz, se despedía de la que había sido su casa televisiva durante 12 años. Debido a los últimos recortes de Telemundo, la plaza de la cubana fue eliminada para sorpresa de todos.

El jueves sus compañeros Adamari López, Chiqui Baby y el Chef James le homenajeaban entre lágrimas con dedicatorias y videos para el recuerdo que recogían los momentos más especiales de la conductora en el show.

Sin embargo, este viernes volvieron a saltar las alarmas. Una nueva ausencia en plató, la de nuestra querida Adamari, hizo sospechar lo peor a los seguidores del programa que al ver tan solo al cocinero venezolano y a Stephanie expresaron su preocupación en las redes sociales.

"¿Ya sacaron a Adamari también?", "¿En dónde está Ada?", "No vi Adamari, ya ese show perdió su magia", escribieron tan solo algunos telespectadores al no ver a la chaparrita en plató.

Con la salida primero de Héctor Sandarti, Erika Csiszer después y ahora Rashel todos los ojos están puestos en la puertorriqueña al llevar casi una década en el show. La gran incógnita ahora es si ella será la próxima de la lista en esta ola de despidos de la cadena.

Tal y como Javier Ceriani informó el pasado jueves en su programa Chisme no like, los despidos de grandes nombres del canal no han terminado. "Vamos a ver Adamari, cruzad los dedos", expresó haciendo este gesto. Además, el presentador aseguró que estas salidas de Un nuevo día no son recortes por falta de presupuesto sino por un cambio en la línea editorial que ahora aspira a ser más periodística.

Mientras se define el futuro del show mañanero, Adamari ha decidido desconectar de estos días de gran tristeza disfrutando de su princesa en sus clases de equitación y comiendo sushi con su amado Toni Costa, su apoyo más incondicional. Solo nos queda decir aquello de tiempo al tiempo.