La presentadora del programa que le abrió todas las puertas quiso mandar un mensaje contundente, de apoyo y respeto a las 4 finalistas, todas ellas merecedoras de este gran premio.

Anuncio

A las puertas de una final que promete ser deslumbrante, como sus 4 finalistas, la conductora de esa maravilla llamada Nuestra Belleza Latina, Alejandra Espinoza, ha querido transmitir un mensaje necesario.

A parte de invitar a todos a que no se lo pierdan y desear lo mejor a las chicas que aspiran a ese primer puesto, se ha dirigido a la gente para pedir algo muy importante: empatía y respeto.

A veces los seguidores de las respectivas candidatas se dejan llevar por la pasión o el amor a su nacionalidad para descalificar o menospreciar a las otras compañeras. Eso es precisamente lo que Ale no quiere.

Todas son merecedoras de ganar, lo hagan o no, así que lo importante es disfrutar al máximo, pase lo que pase, y aplaudir a todas y cada una de ellas, sean o no las favoritas de uno.

"Cualquiera de las chicas que gane se lo merece, ojalá y las apoyen. Ojalá y no apoyen solamente a la chica que no es de su país, sino también a las otras muchachas que a lo mejor no es la que querías, pero que ¡tampoco es tu enemiga! No seamos malos. A lo mejor queremos que gane una, pero la otra o tiene por qué convertirse en nuestra enemiga, al contrario, estamos aquí para ayudarnos", explicó desde el corazón y con todo el cariño.

Ella sabe mejor que nadie que esto es un juego que le cambiará la vida a la ganadora, por eso pide que "todos seamos parte de eso... Vamos a tener una gran, gran reina", siguió de lo más emocionada.

Alejandra Espinoza
Alejandra Espinoza, conductora de NBL
| Credit: UNIVISION

Alejandra aprovechó este domingo para compartir los vestidos que lucirá en la gala más importante de todas. Aunque no dio todos los detalles al respecto, sí dejó ver los colores de sus trajes, todos ellos bastante vivos y llamativos.

Además, no será uno, serán unos cuantos los que llevará en el último programa de NBL. "¡Yo creo que me voy a cambiar cada 20 minutos, señoras y señores!", dijo divertida mientras los sacaban de las cajas.

Después de una semifinal explosiva, llega una final de taquicardias. Definitivamente "es un show para disfrutarse, las cartas están echadas, vamos a llorar pero de emoción", concluyó. ¡Comienza la cuenta atrás!