Alan Tacher está a favor de la cancelación de exclusividades con empresas, pero no a favor de las redes sociales
Anuncio

Hace algunos años imaginarse trabajar en una televisora diferente a la que los vio nacer era algo imposible para los actores. Por fortuna, los tiempos han cambiado y hoy las personalidades pueden elegir dónde y cómo trabajar sin condición alguna. El conductor de Despierta América (Univision) Alan Tacher es una de las personalidades que se ha pronunciado a favor de esta evolución. Sin embargo, en lo que concierne a las redes sociales, el presentador no está muy convencido. ¿Por qué? Él mismo nos lo contó en exclusiva.

“Hay que aceptarlo que la televisión está cambiando. Ya no es lo mismo que antes. [Los televidentes] ya no son los que se sientan en su casa, prenden la televisión como lo hacíamos con mis hijos o mis papás. Ahora se están dando cuenta las televisoras de que ya es obsoleto tener a una persona ahí para ser imagen de la empresa”, dijo Tacher. “Eso tiene que ver mucho con la cuestión económica de seguir manteniendo a gente que no está trabajando y que se le debe seguir pagando. En mi caso me pasó, recibía dinero, pero trabajaba y sientes que no te lo estás ganando. Ahora no te dan el dinero, pero tienes la oportunidad como actor de buscar nuevas [ofertas] en otras televisoras o en otras plataformas distintas donde puedas estar vigente”.

Pero no solo el mundo de la televisión está cambiando, hoy con las redes sociales también se abre todo un mundo de posibilidades diferentes. “Yo soy más chapado a la antigua. Yo crecí con y sin internet y con el auge de las redes sociales. Yo soy chapado con lo que se hacía antes. Las redes sociales me interesan”, dijo el mexicano. “Sé que son necesarias, pero no las disfruto tanto, no como los jóvenes que si no tienen seguidores o si no salen en las redes sociales sienten que no son parte de algo. Las redes sociales son parte de las vidas de las personas. Yo lo veo como una especie de negocio. Tienes que pertenecer. Hay gente que si no pone algo en las redes sociales no tienen vida. Todo en exceso es malo”.