About Your Privacy on this Site
Welcome! To bring you the best content on our sites and applications, Meredith partners with third party advertisers to serve digital ads, including personalized digital ads. Those advertisers use tracking technologies to collect information about your activity on our sites and applications and across the Internet and your other apps and devices.
You always have the choice to experience our sites without personalized advertising based on your web browsing activity by visiting the DAA’s Consumer Choice page, the NAI's website, and/or the EU online choices page, from each of your browsers or devices. To avoid personalized advertising based on your mobile app activity, you can install the DAA’s AppChoices app here. You can find much more information about your privacy choices in our privacy policy. Even if you choose not to have your activity tracked by third parties for advertising services, you will still see non-personalized ads on our sites and applications. By clicking continue below and using our sites or applications, you agree that we and our third party advertisers can:
  • transfer your data to the United States or other countries; and
  • process and share your data so that we and third parties may serve you with personalized ads, subject to your choices as described above and in our privacy policy.

Telenovelas

Violeta Isfel se sincera sobre su carrera y su vida personal: "La historia de mi vida sería un novelón"

Publicado

Soy un ser bastante espiritual, amo la metafísica

No es llegar sino mantenerse y de eso Violeta Isfel sabe muy bien. Aunque su carrera despuntó en 2009 gracias a la inolvidable Antonella que interpretó en la exitosa telenovela infantil Atrévete a soñar, la actriz mexicana ya llevaba una importante trayectoria artística a sus espaldas antes de que este personaje se cruzara en su vida. Su primera telenovela, La última esperanza, la grabó en la década de los 90 cuando apenas tenía 6 años junto a la fallecida Mariana Levy. “[Recuerdo] el día que la conocí, que la saludé y me dijo ‘bienvenida, ay qué pequeñita eres, vas a ver que nos vamos a divertir mucho’ y yo miraba mucho sus manos y la observaba a ella con mucha admiración”, rememora sobre su debut. Y hoy, dos décadas después de haberse puesto por primera vez profesionalmente frente a un cámara de televisión y luego de haber dejado una huella imborrable en el público a través de diferentes telenovelas de Televisa como Una familia con suerte (2011) y Porque el amor manda (2012), la intérprete de 33 años sigue en el gusto del público, ahora con su participación en el melodrama Mi marido tiene más familia (Univision), donde interpreta a Clarissa. “Ha sido una oportunidad más para demostrar que puedo realizar distintos tipos de personajes y eso me hace muy, muy feliz y estoy superagradecida por este maravilloso proyecto”, expresa. En entrevista exclusiva para People en español, Isfel hace balance de su fructífera carrera y nos abre su corazón a través de esta sincera conversación que mantuvimos con ella en la que la talentosa artista nos confiesa aspectos desconocidos sobre su vida que nos permitirán conocer un poquito más a la persona detrás de la actriz, sin olvidarnos de la orgullosa madre de Omar, de 14 años.

Te conocemos desde muy pequeña a través de los diferentes personajes que has interpretado en las numerosas telenovelas en las que has participado, ¿pero cómo es realmente esa Violeta Isfel cuando se apagan los focos y las cámaras y regresa a la cotidianidad de su casa?
Soy una mujer a la que le gusta mucho cocinar, que le gusta llegar y de lo primero que hago es saludar a mis dos gatitas y a mis dos perritas (ríe). En este momento mi hijo está viviendo en Pachuca, entonces hablamos por teléfono y me platica cómo le fue en el día. Antes de llegar a casa tomo clases de pole dance. Ya en casa de las cosas que más disfruto es ponerme la pijama. Me encanta ver series y obviamente le dedico un ratito a mis estudios de la universidad. Todos los días cuando despierto me gusta hacer meditación y oración. Soy un ser bastante espiritual, amo la metafísica entonces soy ese tipo de persona (ríe). Me gusta mucho consentirme también, los masajes, todas esas cosas me encantan (ríe).

[A la Violeta Isfel que con 6 años iniciaba su carrera le diría] que no sea tan dura a veces con ella misma, que se dé oportunidad de no quererlo todo absolutamente perfecto, que también se vale equivocarse

Si ahora en este punto de tu carrera en el que te encuentras pudieras darle un consejo a tu yo del pasado que iniciaba en esta carrera, ¿qué le dirías?
Bueno yo empecé muy chiquitita. Yo le diría a esa Viole pequeña que no tenga miedo, que no hay vergüenza (ríe) y que sea muy auténtica, que siempre busque ser quién es, no querer ser un molde o querer pertenecer porque, aunque cueste mucho trabajo, la van aceptar por quién es y por lo talentosa que es. Que siga ese camino de prepararse, de ser mejor, de exigirse, de ser disciplinada y amar esta carrera, que no se desespere y que no deje de prepararse académicamente, eso es lo que yo le diría. Y que no sea tan dura a veces con ella misma, que se dé oportunidad a veces de no quererlo todo absolutamente perfecto, que también se vale equivocarse.

Violeta Isfel en Mi marido tiene más familia

Ahora imaginemos el caso contrario. Si tu yo del pasado pudiera tener un encuentro con la Violeta actual, ¿qué crees que le diría?
Yo creo que me diría ‘¿en serio lo lograste? No puedo creer que te veas tan bonita (ríe), qué bonita te ves, qué admirable, ¿en serio llegamos a lograr ser esto?, ¿en serio podemos ser tan felices? ¿en serio podemos ser tan dichosas? Guau. Ok le voy a seguir echando ganas para lograr llegar a donde estamos y no cambiaré nada para que podamos vernos, así como nos vemos hoy’ (ríe). Yo creo que eso le diría.

La historia de mi vida sería un novelón porque ha tenido de todo: momentos divertidos, dramáticos, de telenovela, de escape, de acción

Supongamos que tienes un álbum de fotos en el que vas guardando a base de fotografías los momentos más importantes de tu carrera, ¿qué momentos no podrían faltar en ese álbum?
Yo creo que el primer día de grabación en la telenovela La última esperanza con Mariana Levy. Tendría en ese álbum esa foto con ella el día que la conocí, que la saludé y me dijo ‘bienvenida, ay qué pequeñita eres, vas a ver que nos vamos a divertir muchísimo’ y yo miraba mucho sus manos y la observaba a ella con mucha admiración. Esa foto estaría ahí. Otra foto que estaría ahí evidentemente sería cuando estuve en Agujetas de color de rosa, ese fue uno de los momentos más padres de mi vida, si bien no tenía un papel muy importante, aprendí mucho en esa telenovela con todos mis compañeros. Obviamente también estaría mi primer acercamiento a Ocesa Teatro y mi estreno en Monólogos de la vagina; obviamente mi personaje de Antonella no podría faltar (ríe). Atrévete a soñar para mí fue un antes y un después en mi carrera. Obviamente habría también una foto con mi hijo la primera vez que compartimos el escenario juntos que hicimos Cenicienta y él era mi ratoncito y lo disfruté muchísimo. También el momento cuando me dieron el premio de los Kids Choice Awards por la villana favorita. ¿Que más? Es que tengo momentos maravillosos. Si pudiera pondría una fotografía con todos los productores para lo cuales he trabajado en Televisa. Sería así una foto enorme (ríe). Y tendría otra con todos los productores de las obras de teatro. Me encantaría poder tener ese momento con todos los que me dieron la oportunidad laboral. Eso yo creo que no podría faltar jamás en ese álbum de fotos.

Violeta Isfel hace 10 años en Atrévete a soñar (2009)
Mezcalent

¿Y qué momento de los que aún no has vivido profesionalmente te gustaría que estuviera en ese álbum en un futuro para poder contemplarlo siempre que quisieras?
Me encantaría hacer una obra clásica, en este caso Sueño de una noche de Verano de Shakespeare. Es uno de mis sueños que estoy esperando que en algún momento se me dé la oportunidad. Cualquiera de esos personajes de este maravilloso montaje me encantaría.

El capítulo más complejo de mi vida sería justamente el momento en el que llegué a casa del papá de mi hijo porque es doloroso

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Supongamos que una editorial se interesa por tu vida y te pidiera escribir un libro autobiográfico, ¿qué título le pondrías a ese libro y cuál sería el resumen que encontraríamos en la parte de atrás?
Si se interesarían por una historia autobiográfica me encantaría. Lo que sí les puedo asegurar es que sería un novelón (ríe). La historia de mi vida sería un novelón. Ha tenido de todo: momentos divertidos, dramáticos, de telenovela, de escape, de acción… Y el resumen que encontraríamos atrás yo creo que sería algo que tenga que ver justamente con lo que acabo de decir. “Si quieres encontrar una aventura llena de drama, emoción, acción, diversión lo único que tienes que hacer es leer este libro, justamente para poder conocer realmente el abanico de posibilidades que existen en Violeta Isfel y poder conocer realmente por qué es la mujer que soy, que estas aventuras te dirían, te expresarían (ríe) completamente en cada vivencia la razón por la cual es quien es hoy”. Creo que algo así diría, tendría que pensarlo bien, pero sería muy interesante. Me encantaría poder hacer algo así, yo creo que sería superinteresante y se vendería mucho yo creo (ríe).

Mi infancia como de los 6 a los 9 años no fue nada sencilla. No sé si escribiría ese capítulo o lo omitiría porque no fue una etapa sencilla

¿Y cuál sería el capítulo de ese libro que más te costaría escribir y por qué?
Yo creo que el capítulo que más me costaría escribir sería una parte de mi infancia como de los 6 a los 9 años, de hecho no sé si lo escribiría o lo omitiría porque no fue una etapa sencilla. Sí muy feliz en muchos puntos, pero en otros puntos no fue nada sencilla. Y evidentemente el otro capítulo que me costaría muchísimo trabajo escribir o tendría que cuidar muchísimo para… O igual y no me importaría y lo escribiría todo como va. Sería justamente el momento en el que llegué a casa del papá de mi hijo. Yo creo que ese sería el capitulito como más complejo porque es doloroso.

Violeta Isfel y su hijo adolescente Omar

Me hace muy feliz cuando mi hijo viene [a casa]. A pesar de que es un adolescente enorme, se mete conmigo en la cama y me abraza muchísimo y platicamos.

Cuando se apagan los focos y regresas a tu vida normal y cotidiana, ¿qué hace feliz a Violeta Isfel?
Me hace muy feliz despertar en la mañana dándome cuenta de que estoy respirando, que tengo un techito que puedo pagar, que tengo una cama deliciosa, que estoy calientita. Y los fines de semana que mi hijo viene [a casa] que a pesar de que es un adolescente enorme, se mete conmigo en la cama y me abraza muchísimo y platicamos y así. Eso me hace muy feliz. Mis gatitas me hacen muy feliz, mis perritos me hacen muy feliz también y muchas otras cosas, incluso cocinar me hace feliz. Ese momento en mi casa me encanta. Me encanta estar en mi casa.

Dentro de 10 años me veo con un hijo ya debutando como futbolista, porque él quiere ser futbolista, viajando a cada país en donde el dé partidos o esté jugando y yo esté apoyándolo

El tiempo pasa muy rápido. Si ahora te pidiera que te visualizaras dentro de 10 años, ¿cómo te verías?
Me vería como una psicóloga transpersonal titulada ya, dando consultas (ríe). Seguramente ya sería una reikista más avanzada porque también hago reiki, doy reiki, me encanta hacer esto, de hecho hago un voluntariado acá en México en un hospital. Yo creo que me vería haciendo eso aún. Me veo que sigo haciendo lo que más amo en la vida que también es actuar, me veo con un hijo ya debutando como futbolista, porque el quiere ser futbolista, viajando a cada país en donde el dé partidos o esté jugando y yo esté apoyándolo. Me veo no sé con una pareja maravillosa que me ame muchísimo, plena, dichosa. Dentro de 10 años tendré 43, yo creo que me veo como una mujer así respetable, divertidísima, relajadísima. No sé, me veo como muy plena, muy dichosa, disfrutando cada momento. Así me veo.

Outbrain

Tags