El melodrama que protagonizan David Zepeda y Claudia Álvarez aterrizará en noviembre en la cadena Univision.

Por Moisés González
Octubre 15, 2020
Anuncio

Una telenovela original con temática social que busca llevar un mensaje de esperanza en tiempos difíciles. Así es Vencer el desamor, el nuevo melodrama de Televisa con David Zepeda y Claudia Álvarez como protagonistas, que ya tiene fecha de estreno en Estados Unidos.

La ficción, que comenzó a transmitirse esta semana en México con gran éxito de audiencia, aterrizará en las pantallas de Univision el lunes 9 de noviembre a las 8 p.m., hora del Este, franja que actualmente ocupa la también teleserie de Televisa Médicos, línea de vida.

La telenovela es parte de la antología ‘Vencer’, cuya primera historia fue Vencer el miedo, que transmitió recientemente la cadena y que encabezaron Paulina Goto y Danilo Carrera.

"Vencer el desamor también está basada en temáticas actuales que suceden en nuestro país. Trata acerca de cuatro mujeres que son de distintas edades y procedencias, cada una con un problema muy fuerte que tiene que resolver, y circunstancias ajenas a ellas hacen que tengan que vivir bajo el mismo techo. Al principio esta convivencia es terrible, chocan, se pelean; sin embargo, poco a poco se van a dar cuenta de que la única manera de salir adelante es a través de un concepto que poco escuchamos, que es la sororidad, que es esta hermandad entre mujeres, y solamente cerrando filas, ayudándose una a otra es que podrán salir adelante y vencer el desamor", relató su productora ejecutiva Rosy Ocampo la semana pasada durante la presentación a prensa en México del proyecto.

Vencer el desamor
Cortesía TELEVISA

El melodrama también cuenta con las actuaciones protagónicas de Daniela Romo, Julia Urbini, Valentina Buzzurro, Juan Diego Covarrubias y Emmanuel Palomares.

La telenovela comenzó a grabarse este verano en México en plena pandemia, lo que supuso un reto ‘muy especial’ para todos los que conforman su equipo de trabajo.

Vencer el desamor
Cortesía TELEVISA

"Para las grabaciones fue muy particular porque ensayamos incluso con cubrebocas y cuando llega el momento de grabar nos lo quitamos y es sorprendente como actor porque nunca le viste realmente la cara al compañero, nunca nos vimos la cara, y entonces las reacciones son muy frescas, son muy espontáneas y hace un entorno muy especial", compartió Zepeda