Telemundo mueve ficha ante la discreta audiencia de sus producciones estelares.

Por Moisés González
Mayo 11, 2017
Anuncio

Tras el final de la superserie El Chema y posteriormente el desenlace de La doña, Telemundo no parece encontrar su sitio en el horario estelar. Sus nuevas producciones, Guerra de ídolos, El Capo y La querida del Centauro, no han funcionado como la cadena esperaba.

Para hacernos una idea, la semana pasada la recién estrenada superserie protagonizada por Ludwika Paleta, Humberto Zurita, Michel Brown y Sandra Echeverría promedió 961,000 televidentes totales (P2+) frente a los 1,844,000 de La Piloto (Univisión).

Algo similar ocurrió en el horario de las 9 p.m., hora del Este, donde Vino el amor logró triplicar la audiencia de Guerra de ídolos con 2,331,000 (P2+) frente a 782,000 (P2+) de la serie musical.

Aunque con menor rating, el reality La reina de la canción (Univisión) con 1,431,000 (P2+) también consiguió vencer a El Capo, que tuvo que conformarse con 914,000 (P2+), según datos facilitados por Nielsen.

Como era de esperar, la discreta acogida de sus producciones estelares obligó a Telemundo a mover ficha. Así desde el pasado martes la cadena decidió trasladar su serie musical Guerra de ídolos a los sábados para transmitir en su horario un nuevo capítulo de La querida del Centauro, que de sus tres ficciones es la que más sobresale, pese a que le cuesta superar el millón de televidentes totales.

“De manera de darle a nuestra audiencia más de lo que ellos quieren ver, a partir de hoy [martes] estamos expandiendo La querida del Centauro a dos horas empezando a las 9pm/8c. Como consecuencia, Guerra de ídolos se traslada a los sábados a las 9pm/8c donde los fans podrán seguir disfrutando de esta innovadora producción”, explicó Telemundo en un escueto comunicado de prensa.

Alberto Guerra, el galán de la citada serie musical, fue de los primeros en reaccionar ante este cambio. “En este tipo de cosas, de ratings, de barras, de cómo les va, están habiendo muchos cambios, a mí no me afecta; yo me siento bastante orgulloso de lo que hicimos en Guerra de ídolos, que todos los cambios siempre llevan un nivel de riesgo”, afirmó en una reciente entrevista a Grupo Fórmula.

Univisión, por su parte, supo aprovechar muy bien esta situación y dio un golpe sobre la mesa con el estreno el pasado lunes de la telenovela La doble vida de Estela Carrillo. Impulsada por el final de Vino el amor (2,567,000), la historia protagonizada por Ariadne Díaz y David Zepeda tuvo un excelente arranque al promediar 2,452,000 televidentes totales (P2+). Una cifra que se desinfló justo al día siguiente –el segundo capítulo obtuvo 1,789,000 (P2+)– pero que permite a la cadena seguir liderando cómodamente frente a Telemundo. Veremos cómo sigue la cosa.