La actriz mexicana se ha ganado el cariño del público en la piel de Patricia Fernández, la arrogante y burlona secretaria de V&M Fashion en la exitosa telenovela de Telemundo.

By Moisés González
August 12, 2019 06:51 AM

A Sylvia Sáenz no le faltan motivos para asegurar que su participación en la exitosa telenovela de Telemundo Betty en NY le cambió por completo la vida, no solo profesionalmente sino también a nivel personal. "Yo ya tenía una vida muy armada y muy hecha en Londres, Europa, y tomar la decisión de irme a hacer Betty a Miami la desestructuró por completo", se sincera la actriz mexicana.

Además de tener que residir durante meses en otro país que no era el suyo, la intérprete de 32 años tuvo que afrontar en su vida personal un difícil y doloroso acontecimiento mientras grababa en Estados Unidos la ficción. "Cuando estaba en Miami haciendo Betty me separé", cuenta Sáenz, quien debido a ello no duda en reconocer que Betty ha sido el proyecto más difícil que le ha tocado hacer, emocionalmente hablando. "Agradezco que me haya tocado hacer comedia porque fue un poco como mi escape, lo que me salvó durante todos estos meses que fueron muy difíciles para mí de no saber qué iba a pasar en mi vida después de Betty", afirma sin dudarlo.

Cortesía TELEMUNDO

Si en lo personal le cambió literalmente la vida, en lo profesional para Sáenz la telenovela supuso una experiencia de lo más enriquecedora que la llevó a ganarse el cariño y el respeto del público. "Al final el proyecto valió todo la pena y no lo cambiaría por nada del mundo", asegura.

Y eso que en un inicio la actriz dudó mucho en aceptar participar en esta nueva versión de Yo soy Betty la fea. "Dudé mucho porque primero que nada no entendía al principio por qué volvían a hacer una versión después de tantas versiones tan exitosas que se habían hecho. Cuando mandé mi casting desde Londres no pensé nunca ni que me fuera a quedar ni que pudiera ofrecer más de lo que ya habían ofrecido las otras versiones", se sincera la guapa mexicana.

RELACIONADO: Lo que no sabías de Sylvia Sáenz

La duda inicial, sin embargo, se trasformó en miedo una vez que la actriz tomó la decisión de decirle ‘sí' al proyecto y tomó conciencia de la responsabilidad y el reto que tenía delante. "Sí me dio muchísimo miedo y me apaniqué", reconoce. "Uno hace apuestas y nunca sabes si van a salir bien o van a salir mal. Yo elegí hacer una apuesta completamente distinta a lo que se había visto antes. Dije ‘si lo han hecho tan bien por ahí yo voy a hacerlo para acá a ver qué sucede'".

La apuesta no pudo salirle mejor. La telenovela se convirtió en un éxito rotundo y Sáenz logró hacer magia en pantalla con su muy particular interpretación de Patricia. "Al final lo que entendí en el proceso con este proyecto es que hay varios factores claves. Uno es que es una historia mágica que funciona porque está maravillosamente bien escrita y el otro es que los personajes están extraordinariamente bien casteados. Todos los actores que formamos parte compartimos una cosa en común, que era intentar retratar esto con verdad. Todos, y me atrevo a incluirme ahí, intentamos hacer nuestros personajes con la mayor verdad posible", explica la actriz, quien apunta sin temor a equivocarse que existen muchas mujeres en la vida real como Patricia.

Alexander Tamargo/Getty Images

"Quizá su personalidad es un poco exacerbada, pero en realidad sí hay muchas mujeres como ella y son reales porque esa es su verdad y esa es la forma en la que ellas conciben el mundo. Y creo que esta historia es tan mágica justamente por eso porque refleja lo que somos como sociedad. Por mucho que nos queramos resistir somos una sociedad que vivimos llena de prejuicios y de estereotipos y como Patricia hay un montón de mujeres que tienen ese universo, esas metas y esa forma de relacionarse con los demás. Y es completamente válido. Cuando aprendes a aceptar que los universos de cada persona, aunque no coincidas con ellos, son reales y son verdaderos empiezas a tener empatía por estas personas", asevera.

¿Qué se siente al ver que ya queda tan poco para que acabe Betty en NY?
A mí Betty me cambió la vida, no solamente profesionalmente también a nivel personal de una manera increíble. Y son muchos sentimientos encontrados. Me conmueve muchísimo saber que ya va a terminar, como que todavía no me la creo. Siento que Betty va a durar para siempre y no.

¿Qué tiene el personaje de tu propia cosecha?
Creo que al final Patricia es un personaje muy cercano a mí, no por mí porque yo soy la antítesis absoluta de Patricia (ríe) –en lo único que nos parecemos es que comemos como locas (ríe) y que somos un poco neuróticas– pero sí he conocido a lo largo de mi vida y he convivido y he crecido con muchas mujeres que son como Patricia. Y he entendido que no hay etiquetas, que no hay juicios. Este es un proyecto que es mágico por eso, porque logras tener empatía con todos los personajes. Patricia es una mujer que al final del día dice cosas que son terribles pero que muchos de nosotros en determinados momentos las hemos pensado.

Imagina que Patricia existe en la vida real, ¿serías amiga de ella?
La verdad es que dudo mucho que pudiera yo tener una amiga como Patricia (ríe), pero si tuviera en frente a Patricia la abrazaría y le diría que todo eventualmente va a estar bien.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

¿Consideras que este ha sido el personaje más especial de tu carrera?
Honestamente me costaría mucho trabajo decir eso porque todos los personajes que he hecho han ido directamente ligados también a acontecimientos importantes de mi vida personal. Creo firmemente en que las carreras, a pesar de que hay personajes parteaguas, se construyen poco a poco y un proyecto te lleva al otro, entonces decir que Patricia es como ‘mi personaje' sería como demeritar un poco el camino recorrido. Pero sí puedo decir que es el personaje con el que más me he divertido sin duda alguna y el que más ha revolucionado mi vida. A nivel profesional creo que si no existiera lo que he construido jamás hubiera existido Patricia.

Victor Chavez/Getty Images

¿Qué tal la química con Mauricio Garza (Nicolas)?
Mauricio es lo máximo que existe en este mundo. Nos divertimos tanto haciéndolo. En un principio estábamos un poco apanicados porque Mauricio es bastantes años más chico que yo. Mau además tiene una cosa que a mí me causaba mucho conflicto que es identifico a mi hermano chico. Yo decía ‘Mau es que no puedo, eres mi hermano'. Y sufrimos mucho. Decíamos ‘¿será que esto va a funcionar?' Pero Mau y yo tuvimos una química increíble que ahí está y que al final resultó un gran acierto. Mau es un actor que da todo en escena y te improvisa y te cambia. Yo soy mucho más estructura, de tenerlo todo como muy armando y él es completamente desestructurado y creo que eso nos ayudó muchísimo a crear una dinámica entre Nicolás y Patricia. Le voy a estar eternamente agradecida porque de verdad que lo que nos divertimos ese hombre y yo grabando fue demasiado.

La experiencia de grabar la serie en Miami fue difícil, ¿verdad?
Fue muy difícil. Yo en ese momento estaba viviendo en Londres. Yo me había ido a Londres a estudiar hacía como un poco más de tres años, e iba y venía entre Londres y México. En ese periodo conocí a mi marido, me casé y cuando estaba en Miami haciendo Betty me separé. Entones sí fue un proyecto que a mí me cambió la vida porque al final yo ya tenía una vida muy armada y muy hecha y tomar la decisión de irme a hacer Betty a Miami la desestructuró por completo. Emocionalmente puedo decir que es el proyecto más difícil que me ha tocado hacer. Agradezco inmensamente que me haya tocado hacer comedia y que me haya tocado hacer este personaje porque fue un poco como mi escape, lo que me salvó durante todos los meses que fueron como muy difíciles de no saber qué iba a pasar después de Betty. Al final la vida se fue acomodando de cierta forma pero sí mi vida era una antes de Betty y otra completamente después de Betty. Y el proceso no fue fácil. Vivir en Miami para mí no fue fácil. Fue un cambio absoluto de una vida que yo estaba muy acostumbrada a tener y una forma de vida con la que estaba muy contenta y de pronto irme a Miami sí fue como un cambio drástico. No me fue fácil acoplarme pero al final el proyecto valió toda la pena y no lo cambiaría por nada del mundo.

Y en esos meses tan difíciles te encontraste ángeles como Sabrina Seara (Marcela), ¿verdad?
Así es. Me encontré dos ángeles que son como muy especiales para mí. Uno es Sabrina. Sin Sabrina yo literal no hubiera sobrevivido ni al proyecto ni a Miami ni a nada. Sabrina es la mejor amiga que uno puede desear tener. Es una extraordinaria mujer, actriz, compañera de trabajo y estoy eternamente agradecida con ella y con la vida por habérmela puerto en el camino y sobre todo en este camino que me tocó como tan difícil. Y el otro es uno de nuestros directores. Él y su familia se convirtieron también en mi familia. Y sí fueron tal cual mis ángeles.

Instagram Sylvia Sáenz

RELACIONADO: Sabrina Seara: "La gente me ha parado por la calle para reclamarme por el cambio de look de Betty"

¿Quedaste satisfecha con el final de Patricia?
Sí. Yo creo que al final hay que defender siempre a los personajes y los universos de los personajes. Es muy difícil que las personas cambiemos. Aprendemos, tenemos lecciones, modificamos ciertas cosas, pero creo que Patricia al final siempre fue fiel a lo que ella era y a lo que ella creía y simplemente en el camino entendió que había otras soluciones y otra forma, pero ella no va a cambiar. Al final del día hay ciertas cosas que están como demasiado impregnadas en la educación, en las vivencias y es muy difícil cambiarlo. Yo la verdad es que defendí mucho que Patricia no podía volverse buena porque es el cliché de la novela y justamente lo que no tiene esta novela es eso. Son personajes reales y no hay que perder eso de vista porque creo que esa es la magia de este proyecto por la que siempre va a funcionar cada vez que hagan una vez más esta historia y yo quise defender mucho eso, que Patricia fuera Patricia, que aprendiera en el camino, pero que no se convirtiera de pronto en la madre Teresa de Calcuta.

¿Qué esperas que siga para tu carrera después de este éxito?
Honestamente estoy en un momento de mi vida en donde no tengo muy claro lo que quiero, pero sí tengo clarísimo lo que no quiero. Yo estoy abierta a todo, estoy abierta a trabajar de nuevo fuera de mi país, estoy abierta a seguir haciendo comedia, estoy abierta a regresar a lo que yo considero que es como lo que siempre consideré que era mi fuerte que es el drama… Lo que sí no quiero y tengo muy claro, y creo que lo he defendido a lo largo de mi carrera, es nunca volver a hacer el mismo personaje. Gracias a Dios nunca se me ha encasillado en un estereotipo de personaje y eso es lo único que me queda claro que sigo queriendo, que mi carrera siga siendo de una actriz que tú puedas ver en un personaje y que en el siguiente proyecto veas algo completamente diferente. Eso es lo que más me interesa siempre, seguir haciendo personajes distintos.

Advertisement