"Porque los mejores momentos son con este guapo", escribió la actriz mexicana a través de las redes sociales.

Por Moisés González
Noviembre 04, 2020
Anuncio

Su debut en Telemundo como protagonista de La suerte de Loli tiene muy contenta a Silvia Navarro por muchos motivos. Además de estar disfrutando de su nuevo personaje, la actriz mexicana ha encontrado en la cadena de habla hispana un extraordinario equipo de trabajo, entre técnicos y actores, con el que está encantada de compartir a diario set de grabación.

Pero, sin duda, lo que más la tiene feliz es el galán que le tocó en la ficción debido a la gran amistad y complicidad que existe entre ambos desde hace muchos años.

Se trata de Osvaldo Benavides, con quien Silvia ya había tenido la oportunidad de trabajar años atrás en una obra de teatro que los unió mucho a nivel personal.

Osvaldo Benavides y Silvia Navarro
| Credit: C

La actriz compartió recientemente un vídeo en las redes sociales en el que presume de la compañía del actor mexicano, quien protagonizó hace dos años para Univision la teleserie La bella y las bestias junto a Esmeralda Pimentel, quien fue su novia en la vida real.

"Porque los mejores momentos son con este guapo", expresó en Instagram la que fuera protagonista de exitosos melodramas como Mi corazón es tuyo y Cuando me enamoro.

Silvia Navarro y Osvaldo Benavides

Pautada para estrenarse a principios del próximo año en el prime time hispano, La suerte de Loli se graba actualmente en las instalaciones de Telemundo Center, en Miami, bajo estrictas medidas de seguridad para hacer frente a la pandemia generada por la imparable propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y así evitar contagios dentro del set de grabación.

Con Jacky Bracamontes, Joaquín Ferreira, Mariana Seoane y Christian Chávez entre su elenco, la ficción narra la historia de Loli Aguilar (Navarro), una mujer exitosa e independiente que trabaja como productora ejecutiva en Global Radio Group, una importante cadena de radio. Su vida cambia de la noche a la mañana cuando su mejor amiga, Mariana (Bracamontes), fallece y le deja todo a ella, incluyendo a sus dos hijos.

Loli tendrá que enfrentar su nueva realidad y aprender de golpe que el trabajo no lo es todo en la vida, y descubrir que el verdadero significado del éxito es la familia y el amor.