La protagonista de exitosas telenovelas volvió a pisar recientemente las instalaciones de la cadena a más de 10 años de su retiro de la televisión. Hablamos con ella.
Anuncio
Streignard
Natalia Streignard en Telemundo
| Credit: Telemundo

Natalia Streignard fue durante varios años uno de los rostros exclusivos de Telemundo. La actriz de origen venezolano grabó para la cadena hispana exitosas telenovelas que dieron la vuelta al mundo como ¡Anita no te rajes! (2004), La Tormenta (2005) y El juramento (2008). Precisamente, tras protagonizar este último melodrama junto a Osvaldo Ríos, Streignard tomó la decisión de alejarse de la actuación para dedicarse a ser mamá y esposa a tiempo completo.

El pasado jueves 3 de noviembre, tras más de una década sin dejarse ver en la pantalla de Telemundo, la inolvidable heroína de Mi gorda bella regresó por un día a la que fuera su casa de la mano del programa La mesa caliente, donde la exprotagonista de inolvidables telenovelas estuvo como invitada recordando su etapa como actriz y hablando de su vida actual.

"Cuando me dijeron que fuera, primero me dio como pena, pensaba 'yo qué voy a decir' porque como llevo tantos años fuera de la televisión siento que mi vida ya no es tan interesante y que no tengo nada que contarles con respecto a la farándula", cuenta Streignard a People en Español.

Pero la 'pena' quedó a un lado en cuanto la actriz pisó las instalaciones de Telemundo. "Técnicos que trabajaron conmigo estaban ahí y se cruzaron a mi estudio solamente a saludarme, me dio tanta alegría", asevera la mamá de Jacques, Gia y Gianni. "Me sentí tan querida, me sentía como un niño que vuelve a su casa. Me sentí cómoda, feliz, me sentí como en mi ambiente. El gusanito siempre está ahí. Uno va teniendo otras prioridades en la vida, uno va construyendo una vida diferente en cada etapa de la vida y, sin embargo, te das cuenta de que eso existió en mi vida y fue tan importante que uno no puede sencillamente taparlo y decir 'bueno ya, a otra cosa' y pasar la página y que esa página nunca más la vuelvas a mirar".

Natalia Streignard
Streignard
Left: Natalia Streignard en 2007 | Credit: Jemal Countess/WireImage
Right: Natalia Streignard en 2005 | Credit: Getty Images

La actriz confiesa que fue muy especial para ella volver a ver a muchos de los técnicos con los que trabajó en su día en la cadena. "Yo recuerdo que eran casi que mis mejores amigos porque los actores están en una escena, en otra, te toca un día con uno, otro día con otro, pero los técnicos son siempre los mismos, entonces uno es como una gran familia y ellos son los que te ayudan, los que si de repente tienes una ropita difícil te cuidan para que no se te vea nada, si te sale bonita la escena vienen y te felicitan, te agradecen cuando las cosas salen rápido porque uno siempre está con ganas de que salga todo rápido y salga bien y no perder tiempo…", señala. "Me dio mucho gusto, mucha nostalgia, afectos que uno va dejando en el pasado y de repente te das cuenta que están ahí, que es gente que compartió contigo tantas horas, tantos días, tantos años y son importantes todavía. Me recordé mucho de la última novela que hice en Telemundo Miami, que creo que fue Anita no te rajes, que fue divertida, que fue muy chistosa… No sé cómo explicarlo, pero fue así una nostalgia bonita, esa es la palabra, un recuerdo de un pasado feliz".

Aunque se siente plena y feliz con la vida que eligió tener, Natalia no deja de reconocer que una parte dentro de ella extraña 'bastante' la televisión, por lo que no cierra la puerta a regresar. "Con cualquier proyecto me vería regresando. A mí me encanta la televisión", asegura. La actriz, sin embargo, tiene claro que su prioridad es su familia. "Hoy en día mi tiempo es muy valioso porque mi familia lo es todo para mí, entonces yo me veo regresando en una participación especial, en algo así chévere, importante pero corto. No creo que pudiera dedicar mi vida nuevamente de lunes a lunes y con un horario indeterminado porque tengo una familia y quiero estar con ellos, quiero compartir con ellos, quiero crecer con ellos. Mis hijos todavía están chiquitos. No creo que sacrificar mi tiempo con ellos valga más que lo que me puede gustar regresar a la televisión. Si yo pudiera milagrosamente poder combinar los dos sin que ninguno de los dos salga tan afectado sería algo maravilloso, pero yo sé que es muy difícil porque la televisión es muy absorbente".

"Yo sé que hay muchas actrices que lo hacen, pero yo no considero que vale la pena trabajar para pagarle a una nanny que me críe lo que yo más quiero en este mundo que son mis hijos", señala la actriz. "Entonces me vería haciendo algún papel pequeño pero cargado de importancia o también un programa como el que vine a hacer, [en el que] tú sabes que tienes un horario de entrada y un horario de salida. Es muy distinto que grabar una telenovela o grabar una serie".