La exactriz de telenovelas –antes conocida como Maritza Rodríguez– contó la anécdota en el programa de telerrealidad Secretos de villanas (Canela TV).
Anuncio
Rafael Amaya
Rafael Amaya; Sarah Mintz
| Credit: Mezcalent (x2)

Como bien lo indica su nombre, el programa de telerrealidad Secretos de villanas (Canela TV) que protagonizan Gaby Spanic, Cynthia Klitbo, Sabine Moussier, Geraldine Bazán, Aylín Mujica y Sarah Mintzantes conocida como Maritza Rodríguez– prometía sacar a la luz los secretos mejor guardados de estas seis grandes villanas de las telenovelas. Y así ha sido.

En el episodio número 3, estrenado el pasado jueves 10 de noviembre a través del servicio de streaming Canela TV, las reconocidas actrices volvieron a sorprender al televidente con confesiones y anécdotas nunca antes reveladas sobre su trayectoria como villanas de la pequeña pantalla.

Este fue el caso de Sarah, quien hoy reside en Israel junto con su esposo y sus dos hijos tras convertirse años atrás al judaísmo ortodoxo.

La que fuera villana de exitosos melodramas como Acorralada, El rostro de Analía y Marido en alquiler compartió un momento de esos de 'tierra trágame' que vivió años atrás junto con Rafael Amaya durante las grabaciones de la cuarta temporada de la exitosa superserie de Telemundo El señor de los cielos.

Sarah Mintz
Sarah Mintz en 2016 en el estreno de la cuarta temporada de El señor de los cielos
| Credit: Mezcalent

La hoy coach de vida contó que mientras grababa una escena de pasión en 2015 con el reconocido actor mexicano se le salió sin querer su nombre en vez del de su personaje, Aurelio Casillas.

Sarah Mintz
Sarah Mintz en 2015 en la presentación del show ¡Qué noche!
| Credit: Mezcalent

"Estaba haciendo la escena con Rafita y entonces estábamos en la escena, era la escena donde él se metía con la enfermera y estábamos en el beso y la cosa, en la frotadera y no se qué es lo que él me pregunta 'Amparo no sé qué' Y yo 'sí Rafa, sí Rafa'", recordó Sarah, quien supera el millón y medio de seguidores solo en la red social Instagram.

Rafael Amaya
Rafael Amaya
| Credit: Mezcalent

"Todo el mundo se quedó así [con la boca abierta]", rememoró.

La vergüenza que pasó por su metida de pata fue tan grande que la exactriz de telenovelas reconoció que en ese momento solo "quería que la tierra" la tragara.

"A él [refiriéndose a Amaya] enseguida le dio risa y yo quería que la tierra me tragara", se sinceró Sarah ya que la escena que estaban justo grabando era un momento íntimo entre sus personajes.

"Pero eso a cualquiera le podría pasar", intervino Geraldine tras escuchar su anécdota.

Años antes a Sarah ya le había sucedido algo similar solo que desde la otra cara de la moneda.

"Me pasó en Colombia que mi compañero también me estaba besando y yo me daba la vuelta y él en vez de decirme 'Marta Mónica', me dijo 'Maritza'"; recordó entre risas.