"No sé por qué siempre hubo ese roce. Lo bueno es que nunca se notó en pantalla", aseguró la exactriz de telenovelas antes conocida como Maritza Rodríguez.

Por Moisés González
Febrero 11, 2021
Anuncio

Lo peor que le puede pasar a un actor en un set de grabación es no tener química con su compañero, especialmente cuando sus personajes tienen mucha interacción dentro de la historia. Esto precisamente fue lo que le sucedió a Sarah Mintzantes Maritza Rodríguez– durante las grabaciones de la exitosa telenovela de Telemundo El rostro de Analía.

La hoy coach de vida reconoció en un reciente vídeo a través de su página de Facebook que su experiencia de trabajo con el protagonista de esta historia, Martín Karpan, no fue la mejor.

"Tantos meses uno grabando en un estudio compartiendo tantas horas uno quiere llevarse bien con los compañeros y esa vez yo no me llevaba bien, o él no se llevaba bien conmigo", aseveró Mintz. "Nunca entendí, yo decía: '¿Yo le caigo mal?'. Tuvimos nuestra buena discusión fuera del set, o sea él me hacía unas burlas", detalló la exactriz de telenovelas.

Sarah, que tiene más de 1 millón y medio de seguidores solo en Instagram, rememoró que hubo un día, incluso, en el que no aguantó más y tuvo que salirse del set de grabación.

"Por respeto al estudio, por respeto al director, a mis compañeros no quise hablar, agarré, le dije: 'Lo siento, me salgo del estudio'. Nos fuimos al camerino a hablar nuestras cuentas, a decirnos las cosas de frente y lo vamos a arreglar y vamos a ser profesionales'. Y más que mi personaje era como la amante de él", explicó. "Me acuerdo que teníamos escenas de cama y yo lo tenía que besar con gran agrado y todo, pero esa sí que era una gran actuación".

Maritza Rodríguez, Martín Karpan y Elizabeth Gutiérrez en El rostro de Analía (2008)
| Credit: Alexander Tamargo/Getty Images

La exactriz, no obstante, dejó claro que su conflicto con el actor nunca pasó a mayores ni afectó al ambiente de trabajo de la telenovela, el cual definió como muy armonioso.

"No por eso el ambiente no se tornó perfecto porque fue espectacular", aclaró.

"Yo no sé si era percepción mía o de verdad yo no le caía bien, pero a mí él me caía bien siempre, pero no sé por qué siempre hubo ese roce. Lo bueno es que nunca se notó en pantalla, nadie se dio cuenta de eso", manifestó Sarah.