La actriz, antes conocida como Maritza Rodríguez, compartió cómo se truncó su sueño de trabajar en Televisa por ser la esposa del entonces vicepresidente ejecutivo de Telemundo.

Por Moisés González
Junio 09, 2020
Anuncio

Ser esposa del entonces vicepresidente ejecutivo de Telemundo Joshua Mintz cerró muchas puertas en su momento a Maritza Rodríguezahora Sarah Mintz– en el terreno profesional. "El ser la esposa no me garantizaba nada, al contrario. Tuve muchas puertas cerradas", confesó la actriz colombiana recientemente a través de sus redes sociales.

Una de esas puertas que se le cerró fue la de Televisa, empresa en la que la villana de exitosas telenovelas como El rostro de Analía y Marido en alquiler soñaba con trabajar algún día.

"Había un proyecto espectacular, divino y ya mi nombre había sonado, el productor había puesto el nombre mío sobre la mesa […] y yo recuerdo que estaba en Miami [con mi familia], estábamos todos de shopping cuando mi teléfono suena. Me emocioné cuando vi de donde era y, después de estar con los moños montados ya la elegida, me dicen definitivamente ‘no'", compartió la también protagonista de la telenovela Silvana sin lana.

Ese ‘no’ supuso un duro golpe para Mintz, quien no lograba entender por qué no había quedado finalmente en el proyecto si ya estaba prácticamente confirmada.

El golpe fue aún más doloroso cuando el productor le dejó entrever el motivo.

"Él no me lo dijo directamente pero indirectamente a mí me dijo exactamente porque era la esposa de Joshua Mintz", aseveró Sarah. "En ese momento yo me acuerdo que mi hermano estaba por allá, mi mamá por allá y yo me senté y lloré y lloré porque de verdad me dolió tanto. Yo decía no puede ser, o sea yo me gané mi Óscar antes de ir a Hollywood, que era mi esposo, yo me gané esta vida tan hermosa matrimonial que tengo y justo mi Óscar es el que me impide llegar a donde también he querido ir", relató al borde de las lágrimas.

Tanto le dolió lo sucedido que la actriz duró un tiempo deprimida. "Me sentí muy mal hasta que lo pude entender. Y bueno yo acepto esto porque primero que todo está mi vida personal y mi esposo y yo no voy a decirle a mi esposo 'por tu culpa yo no logré tener lo que yo quería', no, no había manera de que yo pudiera decir eso […]. Gracias a Dios yo sabía que antes de una telenovela en Televisa lo mejor que a mí me podía pasar como artista y como persona y como mujer era tener el esposo que Dios me había regalado y dije 'debe ser que no es ahorita'. Y dije así como me cierra puertas el estar casada con mi esposo me abrirá muchas puertas y hoy en día me doy cuenta de que me abrió muchas puertas en mi vida personal", aseveró.