El reconocido actor mexicano trabajó con muchas actrices a lo largo de las seis temporadas que formó parte de la exitosa superserie de Telemundo, pero solo una logró ponerlo nervioso en el set de grabación.

Por Moisés González
Octubre 18, 2019
Anuncio

Fueron muchas las actrices que trabajaron muy de cerca con Rafael Amaya en la exitosa superserie El señor de los cielos; pero solo hubo una que consiguió poner nervioso al reconocido galán mexicano en el set de grabación, hasta el punto de hacer que sudara y se equivocara mientras grababan las escenas. Esa actriz no es otra que Maritza Rodríguez, quien se unió al elenco de la ficción durante la cuarta temporada.

“Me acuerdo el primer día que me tocó grabar con Rafa y él me veía y yo decía ‘este está nervioso, lo siento nervioso'”, rememora la que fuera protagonista de la exitosa telenovela Silvana sin lana en entrevista exclusiva para People en Español.

Y es que, además de ser una actriz con trayectoria, Maritza era la esposa de Joshua Mintz, quien en ese entonces era un alto ejecutivo de la cadena Telemundo.

“Él me veía como obviamente la actriz de peso, la actriz de mucho tiempo, pero aparte era la amiga, la compañera y también la esposa de Joshua”, cuenta la retirada actriz.

Maritza Rodríguez ponía nervioso a Rafael Amaya en El señor de los cielos.
Mezcalent

Maritza pensó en un primer momento que el nerviosismo de Amaya se debía a que era el primer día que trabajaban juntos, por eso su sorpresa fue todavía mayor cuando iban pasando los días y veía que el actor seguía poniéndose igual de nervioso que al principio cada vez que grababa una escena con ella.

“Llevábamos tres meses y él seguía igual. Yo decía ‘Dios mío'. Ese hombre sudaba, se equivocaba. Y ya cuando empezaron las escenas de amor, de beso, de pasión se ponía supernervioso”, asegura Rodríguez.

“Recuerdo que el director habló conmigo y yo le dije ‘conmigo no te preocupes, para mí es parte de una escena y un trabajo, habla con él'. Y yo hablé con él y le dije ‘papito, olvídate'. Él me decía ‘perdón, perdón, la ficción nos protege'. Y yo le decía ‘la ficción nos protege así que vamos a hacerlo bien bonito y todo'. Y yo lo cuidaba y lo llevaba ‘Rafa espera, por allá no te vayas'. Parecía la cuidandera”.

Rafael Amaya en El señor de los cielos.

Hoy, pasado el tiempo, Maritza reconoce que ambos se mueren de la risa cada vez que recuerdan esos momentos.

“Nos vemos y nos podemos morir de la risa. Fue muy chistoso”, reconoce Rodríguez.