El actor venezolano protagoniza la teleserie original colombiana que adaptó Televisa en México como Por amar sin ley y que hoy se estrena en las tardes de Telemundo.

Por Moisés González
Agosto 17, 2020
Anuncio

Tras haber dado vida a un tipo machista y manipulador en la superserie de Telemundo Operación pacífico, que tiene pendiente de estreno su segunda temporada; Luciano D Alessandro vuelve a apoderarse este lunes de las pantallas de la cadena de habla hispana, ahora convertido en Pablo Domínguez, el protagonista de la exitosa teleserie colombiana La ley del corazón que se transmitirá de lunes a viernes a la 1 PM/12 C y donde nuevamente el intérprete de 43 años se adentra en la piel de un abogado.

"No dudo que la mexicana está bien hecha porque sin duda México es una gran industria y hace las cosas muy bien, pero esta versión que hicimos nosotros tiene una calidad en todo sentido".

Vuelves a dar vida a un abogado pero sin duda un abogado muy diferente…

Sí, definitivamente lo es. El de Operación pacífico, Jorge Camacho, era un abogado sin escrúpulo y Pablo Domínguez en La ley del corazón es un abogado que le hace honor a su profesión porque si hay algo que tiene entre ceja y ceja es justicia. Es un ejemplo de persona a seguir, como amigo, como padre y como amante, como esa persona que digamos toda mujer desea (ríe).

Luciano D´Alessandro
Luciano D´Alessandro, protagonista de La ley del corazón
| Credit: Cortesía TELEMUNDO

¿Qué te divierte más formar parte del bando del bien o del mal?

Normalmente los personajes de villano son mucho más divertidos de hacer porque tienen más herramientas para jugar; en cambio, el bueno tiene como una línea muy delgada. Pero, aunque disfruté un montón haciendo a Pablo Domínguez en La ley del corazón, sin duda alguna uno se divierte mucho más haciendo de villano.

"Creo que la balanza se ha inclinado hacia lo profesional y he descuidado un poco lo personal".

Pablo es muy exitoso en su profesión, sin embargo en su vida personal no lo es tanto. ¿A Luciano le ha costado encontrar el balance a lo largo de su carrera entre la parte profesional y la personal?

Sí, me ha costado. Hoy por hoy estoy soltero, bueno existe alguien, una mujer maravillosa. Yo ahorita estoy en Bogotá, ella está en Miami y espero reencontrarme con ella pronto. Pero sí creo que por ser tan metódico y tan responsable con mi trabajo, aparte de venir de Venezuela a Colombia que ganarse un puesto es como empezar de cero otra vez, creo que la balanza se ha inclinado hacia lo profesional y he descuidado un poco lo personal. Creo que estoy en un momento de mi vida, ya desde hace un año para acá, donde estoy tratando de poner esa balanza en equilibrio. Eso sería lo ideal, que lo personal no te frene lo profesional y viceversa.

¿Qué tiene Pablo de Luciano D´Alessandro?

Todo, Pablo Domínguez es tal cual Luciano D´Alessandro. No, no, mentira (ríe). De hecho, mucha gente en la calle me paraba y me preguntaba ‘oye dime que eres igual a Pablo Domínguez, por favor dime que sí’. Entonces era como de si le digo otra cosa le tumbo la ilusión entonces decía ‘somos igualito’ (ríe). El personaje de verdad deja el peldaño muy alto en la manera en cómo uno debería ser. Pero sí tenemos muchas cosas en común. Yo creo que esa fue una de las cosas que me ayudó en el casting. Uno siempre como ser humano le presta al actor su esencia. En este caso, el personaje requería muchas cosas de Luciano. Yo Luciano me considero una persona noble, una persona leal a sus amigos, una persona que ama, una persona incondicional… Todos esos valores están sumados en Pablo Domínguez, obviamente Pablo Domínguez los exponencia un poco más, pero sí hay muchas cosas de Luciano en Pablo.

"Hay escenas fuertes pero no son como para censurar. Es una historia que se puede ver perfectamente en familia sin ningún problema".

La teleserie se vio en Colombia por la noche y aquí se verá en la tarde, ¿hay escenas fuertes como para tener que ser censuradas en ese horario?

No creo porque aquí se transmitió a las 9 de la noche y a esa hora ya hay una ley de contenido donde hay que respetar ciertas cosas. Sí hay escenas fuertes pero no son como para censurar. Es una historia que se puede ver perfectamente en familia sin ningún problema. Son casos fuertes porque hay cosas que uno quisiera evitar en la vida, pero son cosas que perfectamente se pueden ver en familia sin ningún problema.

¿Hubo algún caso que te sorprendiera especialmente?

Sí, hay muchos casos. Hay uno que no lo manejé yo pero que me tocó estar ahí obviamente. Es el de un hombre que se quiere divorciar de su esposa por fea porque se ha hecho tanta cirugía plástica que de verdad tiene una máscara en la cara y el hombre no aguanta más verla. Eso me dio mucha risa porque aparte se manejó con un tono de comedia para suavizarlo, porque eso también tiene la teleserie, tiene ahí un toque de comedia muy chévere. Pero el caso más fuerte, que más me impactó, es el primer caso que van a ver en el primer capítulo, que es el caso que une a la pareja protagónica y es el de un transexual que viene a pedir la patria potestad de su hijo. Es un caso que para la época en la que se escribió era muy nuevo, muy actual. Tuvimos que informarnos a pesar de tener abogados que respaldaban todo lo que se escribía.

"Tengo un gran amigo que estuvo en la versión mexicana de La ley del corazón, Julián Gil".

¿Has tenido la oportunidad de ver algo de la versión que realizó Televisa?

No, no he visto nada de la versión mexicana. Tengo un gran amigo que estuvo ahí, Julián Gil. De hecho dijo unas palabras muy bonitas porque Julián estuvo acá en Colombia y le hicieron la misma pregunta y él dijo ‘sé que Luciano lo ha hecho muy bien, qué maravilla porque sé que el productor es increíble y maravilloso’ y estaba como muy dichoso de hacerlo ahora en México. Pero no he visto material. Siempre los clubes de fans de México, de Colombia ponen ¿cuál es tu versión favorita: la original o la que se hizo en México? No es por nada pero la versión original está muy bien hecha. No dudo de que la mexicana está bien hecha porque sin duda México es una gran industria y hace las cosas muy bien, pero esta versión que hicimos nosotros tiene una calidad en todo sentido: en la producción, en la actuación, en lo que está escrito… Creo que no tiene que envidiarle a ningún producto de ninguna plataforma. Y de eso se van a dar cuenta a partir de este lunes. Es un proyecto hecho con mucho amor que traspasa pantalla. Yo creo que al fin y al cabo lo que queremos lograr los actores cuando se está haciendo algo es traspasar la pantalla y este es un producto que traspasa la pantalla.

por amar sin ley
Por amar sin ley, adaptación mexicana de La ley del corazón
| Credit: Instagram José Albero Castro

El público aún sigue esperando la segunda temporada de Operación pacífico, ¿sabes algo sobre eso?

No sé, yo también la estoy esperando (ríe). No tengo mayor información sobre eso. Obviamente Telemundo es el que decide. Yo creo, y eso es una opinión personal, que como está tan complicado el tema de producir, de reactivarse para hacer contenidos otra vez toca dosificar un poco los productos que ya se tienen. Entonces todavía queda esa segunda temporada y me imagino que Telemundo estará administrando un poco a ver si sale a finales de este año o si sale el otro. No lo sé. Todo eso dependerá también de en cuanto tiempo se pueda reactivar todo el tema de grabar otra vez y nutrirse de nuevos productos para darle al público.