La actriz mexicana compartió la anécdota recientemente a través de su canal de YouTube.

Por Moisés González
Julio 07, 2021
Anuncio

Las situaciones que viven los actores detrás de cámara durante las grabaciones de una telenovela muchas veces superan a lo que termina viendo el público en pantalla.

Y si no que se lo pregunten a Lucero y Fernando Colunga, quienes se vieron sorprendidos por un suceso imprevisto mientras grababan una escena del exitoso melodrama de Televisa Soy tu dueña (2010) que los obligó a salir corriendo para salvaguardar sus vidas.

La anécdota la compartió recientemente Lucero a través de su canal de YouTube.

"Encienden la pirotecnia y empieza a quemarse el castillo, vienen los fuegos artificiales en el cielo… Todo va saliendo muy bien, nosotros diciendo nuestros diálogos como ya los habíamos ensayado perfectamente, pero no contábamos con la astucia de que yo creo que empezó a soplar más viento porque era de noche y en Hidalgo siempre sopla mucho el viento y todos los pedacitos de plástico del castillo con el que está formada esta figura que se enciende en la pirotecnia, empezaron a volar hacia nosotros y empezaron a caernos pedazos de estos plásticos encendidos", comenzó relatando la actriz y cantante mexicana.

Soy tu dueña
Lucero y Fernando Colunga, protagonistas de Soy tu dueña
| Credit: Mezcalent

"Yo me acuerdo muy bien que a Fernando le cayó un plástico quemado en la cabeza y a mí me cayó uno en el pecho. Y fue una cosa que era algo que no se podía controlar. Nos agarramos de la mano Fernando y yo y nos fuimos corriendo", detalló la intérprete de 51 años.

Aunque todo quedó en un susto ya que no hubo daños que lamentar, la escena nunca se terminó de grabar ya que en el momento en que decidieron que era momento de salir corriendo "faltaban algunos diálogos por decir y algunas cosas todavía por hacer entre nosotros con todo este espectáculo de la pirotecnia". "Pero no pudimos continuar".

El 'milagro' se obró después durante el proceso de edición puesto que, a pesar de que la escena no se pudo concluir, el público no logró percatarse de lo que había sucedido.

"Fue increíble el trabajo de edición que hicieron los editores de la novela porque, aunque la escena no se había terminado y no habíamos terminado de decir las cosas en edición, lo manejaron perfectamente. Lo cortaron y lo pegaron de tal manera que no se notó", dijo.