La inolvidable protagonista de Esmeralda reconoció que la hicieron llorar mucho durante las grabaciones de sus primeras telenovelas al no tener experiencia.

Por Moisés González
Mayo 29, 2020
Anuncio

Es una de las actrices más respetadas de México, pero no siempre fue así.

En sus inicios en el mundo de las telenovelas, Leticia Calderón no la pasó nada bien ya que, según compartió recientemente, le tocó sufrir el maltrato de muchos de los directores con los que tuvo que trabajar.

"Yo no tenía experiencia la verdad y sí hubo muchos directores que me exigieron", se sinceró la reconocida actriz mexicana en un reciente ‘live’. "A mí me hicieron llorar mucho, una directora [incluso] me pegó, me salí del foro, no le regresé el golpe evidentemente pero no permití que me siguiera ofendiendo. Y sí muchos directores, sobre todo al principio de mi carrera, me gritaban y me exigían, me decían que estaba muy mal, que para qué me habían contratado”.

Leticia Calderón

Tanto fue así que en su primer estelar la inolvidable protagonista de exitosas telenovelas como Esmeralda Laberintos de pasión llegó a renunciar más de 9 veces durante las grabaciones debido a las exigencias de su directora.

"La directora en ese entonces no me trató muy bien y yo no tenía experiencia, entonces todo los días era un reto porque me sentía como un barco ahí a la deriva", contó.

"Yo en en esa novela renuncié más de 9 veces. La gente de Tabasco, mucha gente sabrá lo que pasé ahí, y muchas veces hice mi maleta y ya estaba dispuesta a renunciar porque no la pasaba bien, porque sentía que no estaba dando el ancho, porque sentía que estaba fallando, porque lo único que escuchaba yo eran quejas de la directora. Y bueno ella lo hacía como para picarme y demás pero tanto yo creo que fue mucho y pues sí me decepcioné", se sinceró.

Leticia Calderón
Mezcalent

Fue gracias al apoyo de sus compañeros que la actriz pudo sacar adelante su trabajo.

"Si no hubiera estado arropada por muchos compañeros… Todos ellos me arroparon, me aconsejaron, me guiaron", aseveró.