El joven actor mexicano, que interpretó al hijo de El Chema en la exitosa superserie de Telemundo El señor de los cielos, ahora da vida al soberbio Alan en la telenovela Parientes a la fuerza.

Anuncio
Leonardo Álvarez
Leonardo Álvarez
| Credit: Cortesía

Tras años dedicando su vida profesional al fútbol, a Leonardo Álvarez le costó mucho trabajo en su momento que su familia aceptara su decisión de cambiar la pelota y la cancha por los foros de grabación y las cámaras. "No fue fácil", se sincera en entrevista con People en Español el joven actor mexicano, quien hasta la fecha es el único artista de su familia. "Al principio tuve que optar por dejar mi casa y emprender mi propio camino con el dinero que ganaba de mis campañas de publicidad", cuenta. Aunque no fue fácil de asimilar, su entorno no solo terminó aceptando su nuevo rumbo de vida sino que ahora lo "presume", asegura Álvarez, quien tras su destacada participación en la exitosa superserie de Telemundo El señor de los cielos ahora da vida al soberbio Alan Dávila en la también telenovela de la cadena de habla hispana Parientes a la fuerza.

¿Cómo te definirías?

Como un aprendiz, un hombre con ganas de crecer y apasionado por los procesos que llevan a esto; en cualquier contexto, no sólo el laboral. La actuación me ha funcionado como terapia, me ha hecho más consciente y de alguna manera es una carrera que me hace sentir vivo. Me rodea de personalidades muy coloridas y eso es algo muy contagioso.

¿Te sentiste atraído desde niño por el mundo de la actuación?

No, mi entorno era el fútbol básicamente, llegué a jugar en tercera división de manera profesional con un equipo entonces llamado Panteras de Lindavista. La actuación fue irónicamente un accidente, un accidente que agradezco haber tenido.

¿En qué momento tomas conciencia de que te quieres dedicar a esta profesión toda tu vida?

Es una decisión que proyecto tras proyecto toma más solidez. Es una carrera muy bondadosa en el contexto espiritual, podría decir que hay algo de magia en actuar e interactuar con mis colegas .

Leonardo Álvarez
Leonardo Álvarez
| Credit: Cortesía

Eres el único artista de tu familia, ¿cómo tomaron tus padres tu decisión de ser actor?

Sí, hasta ahora soy el único artista y por lo mismo no fue fácil. Al principio tuve que optar por dejar mi casa y emprender mi propio camino con el dinero que ganaba de mis campañas de publicidad, con el tiempo fue algo que mi familia asimiló y terminó aceptando y ahora presume.

¿Ha sido difícil abrirte camino en el mundo de la interpretación?

Como todo en la vida si no tienes al principio los contactos, creo que depende de la manera en cómo te relaciones con el medio. En mi caso no diría que ha sido difícil, pero he recibido muchos no. Lidiar con esa incertidumbre son habilidades que como artista hay que desarrollar.

¿Cuál dirías que ha sido el momento más difícil para ti relacionado con tu profesión?

Mi ultimo año en la escuela de actuación. Fue un año donde llegué a dudar si era lo mío seguir actuando, un proceso complicado donde al final optar por empezar a actuar de manera profesional fue la mejor decisión. Y la pandemia diría yo. Tuve dos proyectos importantes que se cancelaron y lidiar con eso no fue muy fácil. Al final la mente es el factor más importante y lo supe lidiar y seguir adelante.

Leonardo Álvarez
Leonardo Álvarez
| Credit: Cortesía

¿Y el momento más feliz que recuerdes vinculado a la actuación?

Justamente uno de mis problemas en mi proceso de estudiante de actuación fue la cuestión de llorar como un resultado. El momento más feliz fue en el set de El señor de los cielos con una escena donde mi personaje rompía en llanto al enterarse de que su papá era el Chema Venegas y siempre se le ocultó. Fue un momento que recuerdo con alegría ya que me desbloqueé como actor en esta cuestión.

¿Qué supuso para ti formar parte de esta superserie tan exitosa?

Las experiencias, y el talento que se observa es mágico, darte cuenta de lo que proyectan los actores ya en escena es casi alquímico, entendí porque es un proyecto tan visto. Aprendí de ello y ahora es una herramienta .

¿Qué te dejó tu paso por El señor de los cielos, tanto a nivel profesional como personal?

Profesionalmente, el currículum de hacer tres temporadas es algo que me ha ayudado mucho para el proceso de casting, me ha dado más confianza para cualquier set, y energéticamente abstraje algunas cosas de mis compañeros que más admiré. Personalmente, el demostrarme de lo que soy capaz, y sentirme parte de ese gran grupo siempre fue algo muy motivante.

Leonardo Álvarez
Leonardo Álvarez en El señor de los cielos
| Credit: Instagram Leonardo Álvarez

Ahora te vemos como Alan en Parientes a la fuerza, sin duda un cambio abismal respecto a tu participación en El señor de los cielos, ¿cierto?

Sin duda, Alan Dávila y Leonardo Venegas son muy distintos. A Alan como espectador no lo tragas, es un tipo berrinchudo, soberbio y en ocaciones incluso patético; del otro lado Leo siempre fue un chico en busca de amor, alguien que lo encontró con los Casillas y que, a pesar de tener todas las comodidades y lujos de su madre, en esencia era un tipo humilde. Aun así interpretar a Alan fue un reto, no siempre tienes que agradar al público y eso actoralmente suma. Me divertí mucho con Alan.

¿Qué fue lo que más disfrutaste de tu participación en Parientes a la fuerza?

Por el hecho de ser una comedia los directores me daban mucha libertad. Hay escenas donde cortábamos y nos carcajeábamos de risa.

Además de la actuación, ¿qué más te apasiona hacer?

Aprendí a tocar la guitarra en pandemia y ahora es algo que me es muy adictivo. Ahora estoy aprendiendo a cantar con ella. Y, sin duda, ir al cine, el cine es algo que amo.

Leonardo Álvarez
Leonardo Álvarez
| Credit: Instagram Leonardo Álvarez

¿Con qué sueñas a día de hoy? ¿Hasta dónde te gustaría llegar?

Me encantaría tener 200 años para hacer miles de personajes, situaciones creadas a base de imaginación es algo mágico; pero sin duda dejar un mensaje en cada proyecto que realizo. Hay personas en la vida cotidiana que necesitan ser vistas para la reflexión y ese es nuestro trabajo: encarnar esas personalidades , con sus vicios y sus virtudes. El ser humano es tan complejo que no se acaban los personajes nunca. Me encantaría hacer proyectos en el extranjero, me llama mucho España y Estados Unidos. Ojalá en un futuro cercano estemos estrenando algún proyecto por ahí.