El éxito de Mi marido tiene más familia (Univision) y Betty en NY (Telemundo) demuestra que no siempre tiene que haber sangre y violencia para que un producto sea del agrado del público.

By Moisés González
February 13, 2019 07:26 AM

El melodrama tradicional, tal y como lo conocíamos, está muriendo poco a poco. Lo podemos ver en la programación actual de las principales cadenas de televisión. Las historias rosas, esas que durante décadas conquistaron al televidente y batieron récords de audiencia alrededor del mundo, han ido cediendo su lugar a ficciones que, con mayor o menor éxito, están intentando adoptar los ingredientes propios de una serie: menor duración, temas más fuertes y controversiales y acción, cuanta más sangre y balas mejor. El ejemplo más claro de ello son las superseries de Telemundo, como El señor de los cielos o la ya extinta Señora Acero, que han logrado reinventar la telenovela de décadas pasadas convirtiendo en héroes a criminales. Por eso resulta cuando menos curioso y paradójico el comportamiento actual de la audiencia que, contrario a lo que se creía, está decantándose sorpresivamente por la ficción que más se parece a lo que un día fueron los grandes éxitos del género.

Mi marido tiene más familia, la telenovela más vista actualmente en la televisión de habla hispana, no tiene balaceras, ni narcotraficantes, ni acción. Todo lo contrario. Su fórmula no puede ser más sencilla: historias cotidianas y personajes de la vida real que retratan situaciones con las que cualquier ser humano puede sentirse identificado. No significa esto que todo sea color de rosa ya que también se tocan temas que pueden resultar controversiales y que no son habituales en este tipo de historias, como la homosexualidad, pero se hace siempre desde un punto de vista familiar y aderezado con una buena dosis de comedia, una combinación irresistible que ha hecho que el público se decante mayoritariamente por esta opción frente al resto de ofertas de la competencia.

Cortesia de Univision/Televisa

El pasado lunes, sin ir más lejos, la telenovela que protagonizan Zuria Vega y Daniel Arenas se posicionó nuevamente como la ficción más vista con casi 1,8 millones de televidentes totales (P2+), por encima de las otras opciones del prime time hispano, tanto de Univision como de Telemundo, imponiéndose claramente a su competencia más directa, Betty en NY, que promedió 1,3 millones (P2+).

Top 3 Univision
1. Mi marido tiene más familia: 1,740,000 (P2+)
2. Jesús: 1,684,000 (P2+)
3. Amar a muerte: 1,614,000 (P2+)

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El éxito que está teniendo la telenovela estelar de Univision contrasta fuertemente con la pérdida de audiencia que han experimentado las últimas superseries de Telemundo. La quinta temporada de Señora Acero, que concluyó sus transmisiones a finales de enero, apenas logró superar el millón de televidentes (P2+), lo que llevó a la cadena a tomar la decisión de concluir la saga encabezada por Carolina Miranda tras cuatro años al aire. Peor suerte está teniendo la actual superserie de Telemundo, El Barón, que no sobrepasa los 800 mil televidentes (P2+) y es, con diferencia, la ficción menos vista actualmente del prime time de la televisión de habla hispana.

Curiosamente es otra historia clásica, Betty en NY, cuya primera versión se produjo en 1999 con los colombianos Ana María Orozco y Jorge Enrique Abello como protagonistas, la que está sacando en estos momentos la cara por Telemundo ya que, a pesar de no lograr los altos datos de audiencia de Mi marido tiene más familia, es con diferencia la ficción más vista de la cadena.

Top 3 Telemundo
1. Betty en NY: 1,3 M (P2+)
2. Exatlón: 1,2 M (P2+)
3. El Barón: 814 K (P2+)

Cortesía TELEMUNDO

Betty en NY y Mi marido tiene más familia son el claro ejemplo de que no siempre tiene que haber sangre y violencia en el prime time hispano para que un producto sea del agrado del público pues con una fórmula más sencilla y familiar está demostrado que las cadenas de televisión también pueden lograr excelentes resultados de audiencia. Y, sin duda, el televidente lo agradece. A la vista está.

Advertisement