El actor argentino regresó este lunes a la televisión mexicana como protagonista de La mexicana y el güero, melodrama con tintes de comedia en el que interpreta a Tyler, un norteamericano que viaja a México en busca de sus orígenes. "Nos parecemos en que cree profundamente en el amor y también en que es una persona muy pero muy recta".

Por Moisés González
Agosto 18, 2020
Anuncio

A pesar de tener cerca de treinta años de carrera, Juan Soler aún sigue sintiendo esa emoción especial previo al estreno de una telenovela. "Yo no sé si llamarlo nervio, pero sí es ansiedad. Una ansiedad enorme por ver ya al bebé. Es como cuando estás por tener un hijo, se siente más o menos así", asegura en entrevista vía telefónica con People en Español el actor de origen argentino, quien regresó este lunes a la televisión mexicana como protagonista de La mexicana y el güero, un melodrama con tintes de comedia en el que interpreta a Tyler Somers, un empresario norteamericano que tras la muerte de su madre adoptiva viaja a México en busca de sus verdaderos orígenes sin sospechar que Andrea (Itatí Cantoral), una estafadora profesional de armas tomar, tratará de engañarlo armando una familia ficticia para quedarse con su fortuna.

"Maki siempre va a estar en mi vida. No como pareja, pero sí como la mamá de mis hijas y como una buena amiga".

¿Qué es lo que más te emociona de este estreno?

Me emocionan muchas cosas. Me emociona ver mi personaje. Es un personaje en extremo simple. Tiene solamente dos caras, paradójicamente es muy complejo interpretarlo porque te quita herramientas. El que sea un personaje simple, que sea siempre bueno y que sea un hombre que no conoce la maldad porque se crió en el campo lo hace muy difícil de ser interpretado. No tiene las herramientas de la maldad, del fraude, del engaño... Él está desprovisto de todas esas herramientas, entonces interpretarlo se vuelve verdaderamente complejo.

Juan Soler

¿Es más fácil hacer reír o a hacer llorar al público?

Siempre mover las fibras para que la gente se conmueva y llore es bastante fácil. La comedia es un género muy complicado, muy complejo que tiene un ritmo que no puede ser traicionado.

¿Te costó mucho adoptar el acento norteamericano de tu personaje?

Lo trabajé muy a profundidad y muy a conciencia con una coach que también fue coach de Denzel Washington, de Mel Gibson, de Tom Cruise, entonces es una mujer con una preparación extraordinaria y con ella vamos llevando el ritmo del personaje. Es muy interesante haber trabajado todo este tiempo con ella y seguir trabajando. Ella está permanentemente en las locaciones haciendo el coaching para que sea creíble el acento gringo.

Itatí Cantoral y Juan Soler

¿Qué tiene Tyler de Juan Soler?

Que cree profundamente en el amor, que cree profundamente que uno se enamora de una sola mujer. También que es una persona muy pero muy recta. Yo soy un tipo muy recto.

Entre las grabaciones de la telenovela y la pandemia, ¿has podido estar cerca de tus hijas?

Siempre he sido muy papá y siempre les he dedicado mucho tiempo. Cuando nació Mía me tomé un año sabático para criarla yo, no quería nanas, no quería nada y cuando nació Azul hice exactamente lo mismo, entonces a mí esta pandemia me encontró bastante preparado. Me encontró con un papá que está muy dedicado a sus hijas.

Juan Soler y su ex Maki

¿Cómo viviste los meses de confinamiento?

Esta pandemia la pasamos todos juntos, Maki, Mía y Azul. La pasamos juntos, pero no revueltos. Me ayudó mucho a reafirmar muchas afinidades con Maki, a fortalecer la futura amistad que ya tenemos y que yo sé que va a ser para toda la vida. Maki siempre va a estar en nuestras vidas. No como pareja, pero sí como la mamá de mis hijas y como una buena amiga.