El actor argentino defiende el cambio de horario que tuvo recientemente La mexicana y el güero, melodrama que protagoniza junto a Itatí Cantoral.

Por Moisés González
Septiembre 29, 2020
Anuncio

A un mes de su estreno, la telenovela de Televisa La mexicana y el güero que protagonizan Itatí Cantoral y Juan Soler, y que hasta ahora se emitía a los 8:30 de la noche, salió este lunes del horario estelar en México para comenzar a ocupar la franja horaria de las 6:30 de la tarde, un cambio que, en palabras de su protagonista, obedece a un motivo muy concreto.

"Responde a una necesidad del público, pidió mucho que cubramos el horario familiar, que era muy tarde para ser una novela donde estaba mezclado mucho el interés de niños y todo esto", explicó el actor argentino en una reciente entrevista para Televisa Espectáculos.

Juan Soler
Cortesía TELEVISA

Según contó el también protagonista de exitosos melodramas como Cuando me enamoro, la telenovela tenía mucho público infantil, por lo que se decidió bajarla de horario para cubrir "esta necesidad de la familia de estar en un horario que es mucho más familiar".

"La gente tomó muy bien la historia, la siguen mucho los chiquillos. ¿Sabes cuál es el verdadero termómetro? Cuando vas caminando en el restaurante y te dicen [las frases de la novela], entonces ahí es donde ves que la gente está disfrutando mucho este personaje", aseveró.

Soler, que tiene cerca de 1 millón de seguidores solo en Instagram, destacó que a la telenovela le está yendo muy bien en audiencia desde su estreno.

Juan Soler e Itatí Cantoral
Cortesía TELEVISA

"Desde que estrenamos nos mantuvimos en un muy buen nivel de rating, de hecho siempre estuvimos arriba o peleando el horario de las 9:30 de la noche, entonces habla de una novela con una fuerza que ya se ganó su lugar", aseguró el intérprete de 54 años.

La mexicana y el güero se centra en Andrea (Cantoral), una bella estafadora, y Tyler (Soler), un millonario idealista que regresa a México en busca de su familia biológica después de que su madre adoptiva muere y le deja la consigna de volver a su lugar de origen.

Andrea, haciéndose pasar por su hermana biológica, aprovecha la situación para conformar una divertida familia ficticia que tiene como único objetivo quedarse con los millones del güero.

Lo que no está en sus planes es la atracción que empieza a surgir entre ambos y que poco a poco se convertirá en amor.