El actor argentino está de regreso en la pantalla de Univision como protagonista de La mexicana y el güero.
Anuncio

Juan Soler regresó recientemente a la pantalla de Univision como protagonista de La mexicana y el güero, comedia con tintes melodramáticos que protagoniza junto a Itatí Cantoral. En entrevista con People en Español, el actor argentino habla de su participación en esta historia que la cadena de habla hispana transmite a las 8 p. m., hora del Este, y no puede evitar emocionarse al borde de las lágrimas al recordar un emotivo momento vivido detrás de cámaras con Itatí.

¿Qué tiene La mexicana y el güero de diferente a las otras telenovelas que has protagonizado?

Tiene un ingrediente fundamental que es ver a una protagonista que empieza como una villana tremenda a la que es imposible perdonarle las acciones que hace para lograr sus objetivos y se ve la transformación de esta villana a una mujer enamorada y verdaderamente arrepentida de lo que hizo y tomando conciencia que la vida va por otro camino; entonces me encantó eso.

Comentabas que Tyler Somers había sido complejo de interpretar porque era un personaje en extremo simple

Tyler Somers es hombre sin complejidades, un hombre que no tenía gustos desarrollados ni por lo exquisito, ni por… Era un hombre que se levantaba en la mañana para trabajar durante todo el día en la fábrica de su padre adoptivo, que se relacionaba sin ningún problema con todos los trabajadores de esta fábrica, un hombre que se acostaba muy temprano por las tardes… Y es un hombre que él llevaba la verdad, la honestidad y la lealtad a ultranza. Y cuando tienes un personaje tan simple entre manos tienes muy pocas herramientas para trabajar porque te falta la ironía, te falta ser socarrón, burlón, tener maldad, todos esos ingredientes que te permiten a ti moldear bien un personaje. Cuando es tan simple como Tyler Somers la verdad es que es muy complicado y muy complejo interpretarlo, muy, muy complejo. Es un reto actoral enorme.

Juan Soler
Juan Soler es Tyler Somers
| Credit: TELEVISAUNIVISION

¿Fue muy complicado adoptar el acento de tu personaje?

Fue complicado porque uno no quiere caer en el cliché. Eso lo hablé muy claramente con Nicandro [Díaz, el productor de la telenovela] y él estuvo de acuerdo y buscó la manera de hacerme trabajar con una mujer bilingüe, una coach que se llama Tina French. Ella trabajó con Denzel Washington, con Tom Cruise… como coach en el lenguaje, entonces es una mujer muy preparada y me posibilitó a mí no caer en el cliché… Fue un trabajo que nos llevó un tiempo y ella estaba permanentemente [en las grabaciones] y me decía: 'No, no, no, no va por ahí', entonces repetíamos esa parte y ya me corregía. Entonces sí me costó, la verdad.

La telenovela se grabó en plena pandemia, ¿la experiencia de trabajo fue muy diferente respecto a otros melodramas?

Fue diferente porque había que extremar los cuidados. En otra entrevista contaba que las manos se nos habían resecado porque se nos quitó la grasita de la piel y te lastimabas de cualquier cosa. Si hacías fuerza con el dedo se agrietaba y salía sangre. Nos ponían una máscara de plástico transparente, la mascarilla, el alcohol… Pero luego tenías que quitarte todo para hablar con tu compañero, entonces era entre vencer lo ridículo de la norma y cuidar a la gente también que nos rodeaba; pero te dicen más de 2 metros no hay problema, pero con la mascarilla… Hubo pelea interna por entender todo esto, por aceptarlo y básicamente por asumirlo; pero se hizo con mucha responsabilidad, tal es así que trabajamos seis o siete meses, éramos permanentemente 250/ 200 personas trabajando todos los días, no hubo pérdidas que lamentar y hubo muy pocos contagios. La novela se desarrolló de manera normal. Tuvimos dos veces que parar: una porque justamente Itatí y Jackie Sauza salieron positivas y paramos 10 días. Entonces sí tuvimos inconvenientes, pero la verdad es que se trabajó de una manera muy seria.

Si tuvieras que quedarte con algún momento vivido detrás de cámaras con Itatí Cantoral que reflejara muy bien cómo fue la relación de trabajo entre ambos, ¿cuál sería y por qué?

Sería el día que ella regresó después del fallecimiento de su mamá porque… Me emociono de contarlo. Uno muchas veces cuando es un profesional va y cumple con su trabajo y lo hace como debe ser, pero yo tuve la oportunidad de ver a esa Itatí humana, ese ser humano maravilloso que es porque es una mujer de gran corazón, una mujer que fue a despedirse de su mamá y luego tenía que retomar el trabajo. Y tuve la oportunidad de estar a su lado en ese momento y el haber conocido a Itatí en esa faceta me mostró el gran ser humano que es ella. Y me quedo con ese momento, me quedo con ese abrazo que nos dimos cuando regresó a grabar.

La mexicana y el güero
Juan Soler e Itatí Cantoral en La mexicana y el güero
| Credit: TELEVISAUNIVISION

¿Qué le aportó Juan Soler a Tyler Somers?

Yo soy un tipo simple. Yo soy de los que me enojan cosas tontas y me divierten cosas tontas y eso se lo aporté a Somers. [También] soy un tipo muy leal, extremadamente leal, y eso se lo aporté a Tyler. Yo soy un tipo que no tengo máscaras, te voy a decir lo que me molesta y no me ando por las ramas. No me gusta perder el tiempo en eso y eso se lo puse a Tyler.

¿Y qué le aportó Tyler Somers a Juan Soler?

Me devolvió la ingenuidad que tenemos la gente que venimos de provincia, de ciudades pequeñas. El amor también por la familia y tener una cerca. Yo tengo 30 años viviendo fuera de Argentina y nosotros somos una familia muégano siempre. Me regaló también la estructura del empresario, es un tipo muy disciplinado en su trabajo y así soy yo. Pero verlo en perspectiva me reafirmó muchas otras también a mí dentro de mi comportamiento cotidiano.

Juan Soler
Juan Soler es Tyler Somers
| Credit: TELEVISAUNIVISION

Estás enfocado actualmente en tu faceta como conductor

Estoy contento, muy agradecido y ávido por aprender. No es fácil la conducción, quien diga lo contrario nunca estuvo conduciendo. Después de 30 años de carrera como actor que me hayan dado la oportunidad para conducir un ciclo me da la oportunidad de aprender una nueva faceta que me va a servir en otros ámbitos y dentro de la actuación obviamente. Yo pensé que con no tener miedo a la cámara era más que suficiente y no, entonces estoy aprendiendo mucho. Me la estoy pasando muy bien. A veces no tan bien porque sí tengo ahí mis fallas y digo 'ya volví a cagarla'.

¿Eres muy crítico contigo?

Sí, soy muy crítico conmigo, no trato de esconder mis errores; de hecho disfruto mucho de ellos porque de ellos se aprende. [pero] me la estoy pasando muy bien la verdad.

¿Algún proyecto de actuación en puertas?

Ya pronto, muy pronto, creo que más pronto de lo que piensan. Estoy terminando el compromiso que tengo con la otra televisora y apenas termine ahí me van a ver en las filas nuevamente.