La actriz compartirá créditos por primera vez en su carrera artística con una pareja en la nueva telenovela de Televisa Soltero con hijas.

Anuncio

Trabajo no le falta a Irina Baeva. La actriz de origen ruso finalizó hace apenas unos meses las grabaciones de El dragón, que acaba de estrenar Univision, y ya está lista para comenzar a darle vida a Masha, el personaje de corte antagónico que interpretará en la nueva telenovela de Televisa Soltero con hijas, ficción que encabeza su pareja en la vida real, el actor mexicano Gabriel Soto.

“Estoy muy emocionada con este proyecto la verdad”, cuenta la intérprete de 26 años en exclusiva a People en Español. “Es un personaje bastante misterioso. Lo único que les puedo adelantar es que es una chica rusa que se llama Masha y llega a México”, avanza.

Baeva, que tiene dos millones de seguidores en Instagram, está segura de que al público le va a encantar este nuevo personaje al que va a poder inyectarle ‘un poquito' de sus raíces.

“Lo que está increíble es que Masha es rusa y ahí le voy a poder inyectar un poquito de todo lo que yo realmente soy, de mis raíces, de donde vengo”, detalla Irina.

“Masha va a hablar ruso, entonces estoy segura de que a la gente eso le va a llamar también mucho la atención y por ahí hay muchas más cosas que aún no puedo adelantar”, agrega ilusionada.

Pero, sin duda, lo que más le emociona a Irina de formar parte de esta historia es volver a trabajar con Gabriel, con quien protagonizó en 2016 la telenovela Vino el amor.

“Ya he trabajado con él, sé que es un gran actor, un gran compañero sobre todo y en este caso le toca la responsabilidad de ser la cabeza del equipo entonces antes que nada estoy apoyándolo en esta telenovela ahorita que ya arrancaron las grabaciones”, reconoce.

La actriz, que nunca ha trabajado con una pareja en el mismo proyecto, está muy ilusionada de poder compartir créditos con Soto ya que está segura de que será una gran experiencia.

“Trabajar con tu pareja siempre es padre, bueno nunca me ha tocado, pero mínimo vamos a estar con los mismos tiempos, lo vamos a iniciar al mismo tiempo y lo vamos a terminar al mismo tiempo y para nosotros como actores eso es algo muy bonito porque cuando yo terminé El dragón él inició con la gira de las dos obras de teatro en las que estaba y yo quería irme de vacaciones y visitar a mi familia y él no pudo ir porque ya no se podían cuadrar los tiempos”, explica.

“Además se graba en Acapulco y nos encanta ir a Acapulco”, agrega.

“Ha de ser una experiencia interesante porque tiene que tener mucho realismo (ríe), o sea mínimo la confianza ya la tenemos, a ver qué tal le gusta a la gente”, concluye.