La actriz de 33 años aplaude que cadenas como Telemundo den visibilidad a mujeres de talla grande de una manera real y con el protagonismo que tiene su personaje, Rox.

Anuncio

Con tan solo 17 años Gisella Aboumrad sufrió un duro revés que la orilló a tomar una de las decisiones más importantes y trascendentales de su vida. "Cuando yo tuve cáncer muy jovencita tuve dos opciones. Mis opciones fueron tomar un tratamiento por el cual yo iba a poder ser fértil si en algún momento yo decidía tener hijos, o continuar con el tratamiento y continuar con mi cuerpo como era", explica. "Y yo tomé la decisión consciente de tener la posibilidad de subir de peso y difícilmente poder bajar pero tener la posibilidad de algún día tener hijos [...] porque uno tiene que tener las posibilidades abiertas".

Ese momento de madurez, asegura, marcó su vida para siempre. "Me ha costado si bien muchas alegrías también me ha costado muchas lágrimas, me ha costado rechazos a nivel personal, a nivel profesional porque no todo el mundo está listo para tener a una actriz gorda en sus producciones porque no es el aspiracional", se sincera la actriz de origen mexicano. "Cuando sucedió mi tema del cáncer ya no había absolutamente nada que hacer más que comer saludable. Yo como saludable y por eso no tengo ni presión alta ni nada por el estilo; sin embargo, yo soy consciente de que el sobrepeso y la obesidad son una enfermedad".

Inmersa en el mundo de la actuación desde hace más de dos décadas –debutó a los 8 años de la mano del productor Nicandro Díaz en una telenovela de Televisa– Gisella vive actualmente un gran momento a nivel profesional de la mano de Rox, su primer personaje coprotagónico en una producción estelar. "Yo ya pasé por el hecho de ser rechazada en un casting por gorda, de no ser considerada para un personaje por gorda y de ser la chacha por gorda", asevera sobre el difícil camino que ha tenido que recorrer en su profesión debido a su sobrepeso.

Gisella Aboumrad
Gisella Aboumrad es Rox en La suerte de Loli
| Credit: TELEMUNDO

Silenciadas durante muchos años en la televisión o relegadas a un segundo plano como sirvientas, la actriz agradece que cadenas como Telemundo den visibilidad a mujeres de talla grande de una manera real y con el protagonismo que tiene su personaje. "Rox no es una víctima de su peso, al contrario, es alguien que ha sabido salir adelante sin tener ese obstáculo mental y creo que profesionalmente habla muy bien de una empresa", comenta.

"Este es un proyecto en el que está retratada la sociedad en general. Tenemos una pareja casada del mismo sexo, tenemos amor maduro, tenemos los conflictos del que se quiere divorciar y no se divorcia, de la gente que está casada en un matrimonio de muchos años y se aman pero hay cosas en la vida que les hacen ruido, y tenemos a esta mujer, Rox, a la que no le importa lo que la gente diga y lo que el mundo diga, ella es feliz como se ve", agrega.

-En este personaje, ¿dónde termina Gisella y empieza Rox?

- Creo que hay una línea de concordancia entre ambas en la cual las dos jalan para el mismo lado en muchos sentidos, en el sentido de haber superado pruebas personales para poder llegarse a amar y a aceptar a sí mismas, que han llegado al lugar en el que están por haber confiado en sus instintos y sus sueños y creo que es una de las lecciones más importantes en mi vida personal y en la vida de Rox: que no importa como luzcas tú eres suficiente y tus sueños son válidos.

La actriz reconoce que vivió una especie de déjà vu cuando pisó por primera vez el set de grabación que recrea la estación de radio en la que se desarrollan muchas de las tramas de la recién estrenada telenovela de Telemundo. La cabina ficticia donde su personaje lleva a cabo su exitoso programa hizo que su mente viajara inevitablemente al pasado y afloraran en ella los recuerdos de cuando era apenas una niña y la radio se convirtió en su primer contacto con el medio artístico. "Yo a los 7 años era muy fan del radio. Había una estación en México que era solo para niños y yo la escuchaba todos los días y un día le dije a mi mamá: 'Yo quiero llamar para dar mi opinión de algo'. Esas llamadas se volvieron frecuentes de 2 o 3 veces por semana hasta que un día el locutor me invitó a la cabina", recuerda. "Entrar al set de Global Radio y ver las consolas de audio, los micrófonos… fue como regresar [al pasado]".

Gisella Aboumrad
Gisella Aboumrad
| Credit: Instagram Gisella Aboumrad

Para Gisella supone una gran responsabilidad tener entre sus manos un personaje como Rox que refleja una historia con la que muchas mujeres se pueden sentir identificadas. "Todavía estamos en la época en que la mujer es un trofeo, todavía estamos en una época en que tener una mujer hermosísima, guapísima, según los estándares de belleza, es lo socialmente aceptable y hay mucha gente a la que le va a tocar este tema muy duro porque físicamente estamos obligadas hasta cierto punto a lucir de determinada manera", asevera.

Consciente de ello y de los problemas que se esconden detrás del sobrepeso –"la gente con sobrepeso está protegiéndose de algo", asegura–, la actriz ha iniciado recientemente una serie de transmisiones en vivo a través de las redes sociales con el propósito de llevar un mensaje de esperanza a las personas que puedan estan pasando por su misma situación.

"Hay muchas niñas que, si bien yo no puedo ser un role model, mi experiencia les puede ayudar porque yo ya superé muchos traumas, yo ya pasé por muchos dolores, por mucha tristeza, por muchas alegrías sola y acompañada", asevera.

"Todos tenemos una misión en la vida y la mía particularmente creo que es hacer sentir poderosas a las niñas a las que nadie las hace sentir poderosas ni válidas. Si la gente ve que una mujer con sobrepeso y con plus size está en una pantalla coprotagonizando una historia pueden decir: 'Si ella está ahí yo puedo estar ahí'. Y no nada más en televisión, sino yo puedo ser una profesional exitosa sin que mi peso me lo impida", concluye.

La suerte de Loli se transmite a las 9 p.m., hora del Este, por Telemundo.