La actriz venezolana regresa a las telenovelas como la antagonista de La suerte de Loli, historia que protagoniza Silvia Navarro, ¿cómo se lleva con la actriz?

Anuncio

Llevar o no el rol protagónico de una historia no es algo que quite el sueño a Gaby Espino en este punto de su carrera. "Yo he protagonizado todas las novelas que he querido en mi vida, es más trabajo desde los 17 años y lo único que he hecho es protagonizar, entonces yo lo que quiero hoy en día es tener retos y crecer como actriz, que lo que vengan a mi vida sean puros retos que me saquen de mi zona de confort. Eso es lo único que a mí me importa", asegura la actriz venezolana, quien regresa este martes 26 de enero a la pantalla de Telemundo como antagonista de la comedia dramática La suerte de Loli que encabeza Silvia Navarro. "Yo soy protagonista de mi personaje, de mi historia, y estoy superfeliz con eso".

¿Cómo ha sido trabajar con Silvia Navarro?

He tenido una bendición y siempre se lo digo. Cuando empezamos le dije: 'Silvia te admiro, agarré este proyecto además porque estás tú, toda la vida te he admirado, me encanta tu trabajo y qué rico poder compartir'. Y no sabes la bendición que ha sido. Es una superbuena compañera, nos hemos reído demasiado, su personaje es maravilloso y ella es tan buena actriz. La gente se va a divertir y la van a amar. Yo ya la amo porque no sabes lo buena compañera y amiga que es. Estoy bien agradecida de haber hecho este proyecto con ella.

Gaby Espino
Gaby Espino es Paulina en La suerte de Loli
| Credit: Cortesía TELEMUNDO

Tu personaje también es influencer, ¿qué no te atreverías a compartir nunca en las redes sociales?

No sé. A veces digo qué comparto. Tengo como épocas. Épocas en que comparto más cosas de las que hago y otras en que soy un poquito, no como que me estoy guardando las cosas para mí, sino que estoy disfrutando tanto lo que estoy haciendo en mi presente que se me olvida grabarlo o mostrarlo. Yo soy muy de vivir el presente, lo que me está pasando en ese momento, entonces me desconecto y disfruto de lo que estoy haciendo y ya. Pero, ¿qué no me atrevería? No sé. Todo lo que hago en mi vida real me atrevería a mostrarlo.

Cada día te ves más espectacular, ¿cuál es el secreto?

Yo creo que mantenerte activa. Me gusta mucho mantenerme activa y eso es parte de la salud. Cuando tú estás bien por dentro definitivamente eso se nota por fuera. Normalmente hago ejercicio, como saludable, tomo mucha agua. Yo creo que el secreto es ese, mantenerte saludable y ser feliz con lo que haces. Cuando tú estás contento, cuanto tú te sientes bien dentro de tu propio cuerpo con tu vida, con lo que te rodea, eso se nota y se refleja.

Gaby Espino
Gaby Espino en La suerte de Loli
| Credit: Cortesía TELEMUNDO

¿Le teme Gaby al paso del tiempo y a dejar de ser la protagonista?

Me da respeto como ir asumiendo mis roles, mis papeles. Yo soy protagonista de mi personaje, yo soy protagonista de mi historia, y estoy superfeliz con eso. Y yo creo que van pasando los años, que todavía no me toca (ríe), pero cuando me toque van pasando los años y uno lo va asumiendo y cuando tú eres feliz con lo que estás haciendo, cuando a ti te apasiona lo que haces y tienes además la bendición de despertarte todos los días y hacer lo que te apasiona y lo que amas de eso se trata la vida, de disfrutar lo que estás haciendo. No se trata de un rol como tal. Yo he protagonizado todas las novelas que he querido en mi vida, es más trabajo desde los 17 años y lo único que he hecho es protagonizar, entonces yo lo que quiero hoy en día es tener retos, o sea crecer como actriz, como persona, que lo que vengan de proyectos a mi vida sean puros retos que me saquen de mi zona de confort.

El personaje de Jacky Bracamontes en La suerte de Loli muere y decide dejarle sus hijos a su mejor amiga, ¿a quién le dejaría Gaby a sus hijos?

Tengo una mejor amiga que es como mi hermana, pero también tengo a mi hermana, entonces creo que primero se los dejaría a mi hermana, a mi mamá, a mi familia. Yo creo que el caso de Mariana es porque no tenía familia, o sea no tenía una hermana. Yo sí tengo.