El actor hace balance de su participación en la exitosa telenovela Te acuerdas de mí (Univision) y cuenta cómo vivió las injustas críticas que recibió Fátima Molina.

Por Moisés González
Mayo 06, 2021
Anuncio

Durante seis meses, Gabriel Soto se dejó la piel y el alma en los foros de grabación de Televisa San Ángel interpretando a Pedro, el protagonista de la actual telenovela estelar de Univision Te acuerdas de mí, un personaje complejo y demandante emocionalmente que le supuso un reto inmenso que logró superar con sobresaliente. Ahora que las grabaciones ya llegaron a su fin, el actor mexicano hace balance de su participación en esta exitosa historia en entrevista con People en Español y habla de las injustas críticas que recibió en su día Fátima Molina.

¿Hasta qué punto las emociones del personaje te terminaban pasando factura?

Yo creo que todos los personajes que te tocan interpretar tienen parte de ti. Tú les prestas tus emociones, tus vivencias, tu energía. Creo que nada más, dependiendo de sus características, es como una consola de audio en donde tienes que subirle y bajarle a los decibeles, a las emociones, a si tiene un poco más de ira, un poco más de enojo... Le vas buscando de tal manera que ecualices y llegues a esta armonía que requiere. Pedro, sin duda alguna, es un personaje complejo emocionalmente. Creo que todos los personajes en esta historia tenían su complejidad emocional. El director Francisco Franco aparte es un director muy intenso que te saca muchísimo en el tema emocional. No es de que a Gabriel le afecte, pero sí llega a ser un poco cansado emocionalmente. Como todo el tiempo estás trabajando con el llanto, con la tristeza y con el enojo llegaban algunas jornadas en donde sí llegábamos a estar un poco cansados, pero finalmente ese es el trabajo que hacemos y que nos encanta hacer.

Gabriel Soto
Gabriel Soto en las grabaciones de Te acuerdas de mí
| Credit: Mezcalent

Durante los meses que estuviste grabando, ¿te costaba salirte de las emociones del personaje una vez que llegabas a tu casa o lograbas desconectar fácilmente?

Es un trabajo que hacemos diariamente, es como un músculo entrar en la emoción que requiere la escena así como también salir de ella porque, como decía don Julio Alemán en paz descanse, los actores tenemos un poco de esquizofrenia, pasamos de la risa al llanto en cuestión de minutos. Hay una escena en donde te toca estar sufriendo por diferentes circunstancias y a la siguiente escena tienes que estar completamente feliz y contento. Hay veces evidentemente en donde te metes tanto que sí te cuesta un poco más de trabajo salir, pero no a tal grado de llegar a tu casa ya con esas emociones. A lo mejor te quedas algunos minutos todavía después de que dicen corte y queda la escena con el sentimiento.

El personaje se ha debatido todo el tiempo entre lo que quería hacer y lo que tenía que hacer, ¿en algún momento Gabriel Soto ha vivido algo parecido en ese sentido?

Pedro siempre se debatió en esa dualidad de lo que su corazón le dictaba hacer y lo que tenía que hacer. Él estaba completamente amenazado por este patriarca de esta familia que sabe que si tomaba la acción de lo que quería hacer las consecuencias iban a ser devastadoras, entonces por eso se limitaba todo el tiempo. Creo que a todos en la vida nos ha pasado algo así en diferentes a lo mejor circunstancias y a lo mejor en diferentes niveles, pero creo que siempre nos hemos encontrado en algún momento de nuestras vidas con esta dualidad y ese debate entre lo que quieres hacer y lo que tienes que hacer.

¿Como ser humano te costaba entender el comportamiento de tu personaje?

Como ser humano sí. Siempre pasa en las historias de ficción encontrar una lógica, sobre todo en historias largas como lo es una telenovela. A lo mejor en cine o en serie es más fácil porque no hay esta complejidad de secuencia emocional tan prolongada. De repente te cuestionas muchas cosas de: '¿Y por qué voy a hacer esto?'. A lo mejor en la vida real no lo haría o lo haría de diferente manera. Pero una de las cosas maravillosas de nuestro trabajo es que tenemos que hacer verdad algo que a lo mejor no tiene tanto sentido y ese es el reto del actor.

Gabriel Soto
Gabriel Soto y Fátima Molina son Pedro y Vera en Te acuerdas de mí
| Credit: Mezcalent

¿Cómo viviste tú las injustas críticas que recibió Fátima?

Fueron momentos duros para ella y para todo el equipo. Yo le decía a Fátima: 'Estamos en el mismo barco y vamos de la mano juntos en esto'. Fátima, aparte de ser una gran actriz, es una gran persona, una actriz con una sensibilidad fuera de lo normal. Vera era un personaje muy complicado y muy complejo y lo hizo perfectamente bien. Creo que llenó a la perfección los zapatos de Vera. Antes de empezar el proyecto hicimos castings a muchas personas para el personaje de Vera y Carmen Armendáriz [la productora] la escogió a ella y lo hizo por algo. Nosotros somos actores, lo que vendemos son emociones y lo que queremos es que el público vibre con nosotros en lo que transmitimos no en cómo nos vemos.

No te pierdas los últimos capítulos de Te acuerdas de mí de lunes a viernes a las 9 p.m., hora del Este, por la cadena Univision.