El actor reconoció que se volvió loco por la joven actriz durante las grabaciones de la exitosa telenovela de Telemundo Corazón valiente cuando aún estaba casado con Sonya Smith.

Por Moisés González
Septiembre 01, 2020
Anuncio

Enamorarse de un compañero de trabajo es algo que sucede con bastante frecuencia dentro del mundo de la interpretación. Las largas jornadas de trabajo y el inevitable acercamiento físico entre los actores provocan que en ocasiones se confunda la ficción con la realidad. Esto fue lo que le sucedió a Gabriel Porras durante las grabaciones de la telenovela de Telemundo Corazón valiente con su pareja en la ficción, la joven actriz argentina Brenda Asnicar.

Así lo confesó recientemente el actor mexicano en una entrevista para el programa de IGTV Más de ti que conduce el joven periodista dominicano JeYNeL.

"Me enamoró. Me encantó desde el día 1. Me volví loco. Sí, me apasioné por ella en la vida real", reconoció el también galán de exitosas telenovelas como La casa de al lado.

Gabriel Porras y Brenda Asnicar
Mezcalent; Edgar Negrete/Clasos/LatinContent via Getty Images

"Grabamos 13/14 horas diarias, compartimos mucho tiempo con estas personas todos los días y la historia estaba puesta para nosotros, todo el tiempo estábamos juntos. Me volvió loco. Entonces lo que se vio un poco pues sí es un poco la realidad de que sí me volví loco", admitió el intérprete de 52 años.

Porras, que en ese momento estaba casado con la actriz Sonya Smith, aseveró que pese a todo la relación entre ambos no llegó a traspasar nunca el ámbito profesional.

"Ella es una mujer muy inteligente y me puso límites y dijo ‘hasta aquí Gabriel’. Pero ella se veía como si sí, ella se veía como que lo entregaba todo pero luego cuando terminábamos de hacer la escena me decía ‘bueno, adiós’", rememoró el actor.

Hoy Gabriel agradece que Brenda no hubiera querido nada con él ya que, además de la notable diferencia de edad que existía entre ambos de más de 20 años, él tenía esposa.

"Estaba muy chiquita, entonces qué bueno que se fue porque en realidad no iba para ningún lado. Yo estaba casado, entonces no pasó pero yo me volví loco, me apasionó la muchacha, es algo que nunca he confesado pero me apasionó mucho", reconoció.