La actriz mexicana reveló en una reciente entrevista que sí tuvo varias discusiones con Yáñez durante las grabaciones de la exitosa telenovela de Televisa debido a su fuerte temperamento.

Por Moisés González
Octubre 29, 2019
Anuncio

No todo fue color de rosa entre Erika Buenfil y Eduardo Yáñez durante las grabaciones de la exitosa telenovela de Televisa Amores verdaderos (2012).

A 7 años de su estreno, la actriz mexicana reveló en una reciente entrevista para el canal TLnovelas que tuvo sus diferencias con el actor mexicano en el set de trabajo.

“Todo el mundo sabemos que Eduardo tiene un temperamento fuerte, pero yo también”, reconoció la intérprete de 55 años, quien tiene un canal de Youtube, Sazonando con la Buenfil, sobre cocina que cuenta ya con más de 120 mil suscriptores.

Contrario a otras actrices, Erika aseguró que no se dejó intimidar en ningún momento por el fuerte carácter del actor y desde el primer momento le dejó las cosas bien claras.

“A mí me costó mucho ganarme la telenovela y fue un proceso de casting y cuando yo finalmente llego a hacer un casting con él y le digo ‘yo vengo por el proyecto, a mí si me dicen que te tengo que besar te voy a besar y si me dicen que te tengo que golpear te voy a golpear', se dio cuenta de que yo no le tenía miedo”, contó la inolvidable protagonista de Marisol.

“Le dije a mí lo que me importa es el público, si tú te enojas o no te enojas a mí no me importa, yo quiero esta telenovela”, agregó la estrella mexicana.

Acostumbrado a compartir foro de grabación con otro tipo de actrices, Buenfil reconoció que Yáñez no tuvo más remedio que adaptarse a su dinámica de trabajo.

“Yo soy muy rápida para cambiarme, entonces yo me fui a cambiar y regresé al foro y él se salía como a tomar aire o a tomarse un refresco, café lo que fuera y entonces van y le dicen ‘ya está la señora Erika en el foro'. Entonces venía ‘¿tienes mucha prisa?'. ‘No, vinimos a trabajar', le decía. Entonces se topa con una mujer muy profesional y muy soldadito y empezó a decidir, a veces casi ponía un camerino en el foro o se encueraba en cámaras para no hacer esperar. Empieza a darse cuenta de la dinámica que yo traía de trabajo y de la entrega y dijo ‘voy a entrar al juego'”, relató.

La actriz, que tiene cerca de 800 mil seguidores en Instagram, no negó que hubo discusiones entre ambos en el set de rodaje.

“Sí nos dijimos nuestras cosas, pero cuando se dio cuenta que le dije ‘yo no te tengo miedo, mándame a todas partes si tú quieres pero voy a regresar y yo voy a trabajar […]”, aseguró.