La actriz de doblaje chilena de 30 años pone voz al personaje interpretado por Beren Gokyildiz en la exitosa telenovela turca de Telemundo.

Por Moisés González
Noviembre 03, 2020
Anuncio

Si viaja en transporte público y suena su teléfono Camila Herrera sabe lo que puede ocurrir en cuanto comience a hablar. "Muchas veces la gente me mira instantáneamente y me saluda: 'Oh tú eres Oyku, lo haces superbien, me haces llorar'", cuenta a People en Español la actriz de doblaje chilena de 30 años, quien aún no se acostumbra a que su voz sea reconocida. "Soy un poco tímida al momento de interactuar con personas que no conozco y además muchas veces ocurre en espacios públicos, entonces si uno me saluda lo escucha el de al lado y se genera algo más grande y es un poco vergonzoso para mí, pero igual es lindo recibir el cariño de la gente".

Su herramienta de trabajo, su voz, ha sonado en los últimos años en muchos hogares de América Latina, y ahora también Estados Unidos, tras convertirse en la voz en español de la actriz turca Beren Gokyildiz, la protagonista de telenovelas como Madre y Todo por mi hija, que se transmite actualmente por la cadena Telemundo en horario estelar.

Camila Herrera; Beren Gokyildiz
Camila Herrera; Beren Gokyildiz
| Credit: Cortesía Camila Herrera; TELEMUNDO

"En la teleserie anterior, Madre, la niña era mucho más pequeñita, entonces su voz era también más pequeñita y ya en Todo por mi hija era una niña un poco más grande que se notaba en su actitud, así que tenía que demostrarse que su voz también había crecido", explica Camila sobre el proceso de creación de Oyku. "Me fijé mucho en cómo se expresaba Beren. También su tono de voz había cambiado, entonces tenía que hacer ese cambio con ella".

A pesar de que Oyku en la historia tiene 8 años y ella está próxima a cumplir 31, a Camila no le resultó difícil adentrarse en la piel de esta extraordinaria niña que con su amor y ternura logra transformar poco a poco la vida de su padre, a quien acaba de conocer.

"Me rodeo mucho de niños en mi vida y me gusta como observarlos, reírme con ellos, jugar, además yo ya interpretaba desde antes en otros doblajes dibujos animados que también eran niños porque mi voz solo me da para interpretar a niños, entonces como que logro tener su esencia y mantener un poco en mí atrapado algo de la Camila de niña", asegura.

Camila Herrera
Camila Herrera
| Credit: Cortesía Camila Herrera

Durante el proceso de doblaje de la telenovela, Camila encontró muchas similitudes entre la infancia de Oyku y la que ella vivió hace algo más de dos décadas en su Chile natal.

"Como yo tengo osteogénesis imperfecta –un trastorno presente al nacer que se caracteriza por una fragilidad de hueso excesiva– creo que mi infancia también fue un poco parecida a la de Oyku entre hospitales, entre ser niña y ser grande y también querer decidir por ti, entonces me gustaba mucho esa faceta del personaje que exigía también su derecho de niña de saber y de estar presente en las decisiones", asevera. "Yo desde niña siempre estaba presente en las decisiones médicas que se tomaban sobre mí".

Crecer con una discapacidad que en ese momento era desconocida en su país, supuso un reto enorme para Camila que no impidió, sin embargo, que lograra alcanzar sus sueños.

"Ahora soy comunicadora audiovisual, tengo una productora en la que genero mi propio trabajo, además soy actriz de doblaje y vicepresidenta de la Fundación de Osteogénesis Imperfecta Chile, en donde mi misión es apoyar a otros niños y a otras familias de personas con mi misma enfermedad, de que no crezcan tampoco encerrados", cuenta. "Yo creo que el contexto de nacer con discapacidad en Chile es un poco difícil, se cierran mucho las puertas de la sociedad y tienes que dar una batalla constante toda tu vida", admite.

Hoy, Camila también imparte charlas motivacionales basadas en su experiencia de vida con el objetivo de poder ayudar a otras personas a sobreponerse de situaciones adversas.

"Muchas veces la gente necesita el ejemplo de otras personas que aunque nos ha costado no nos hemos rendido porque, a pesar de que mi vida ha sido muy difícil, yo no me he rendido nunca y espero no llegar a un punto en que diga: 'Ya no quiero dar más esta pelea'. Y de eso son mis charlas, de que la gente pueda empoderarse y sacar fuerza de sus propias debilidades por así decirlo, porque yo saqué fuerza, saqué valentía de momentos en donde no tenía otra opción que continuar adelante si es que tenía un sueño", comparte.

Camila Herrera
Camila Herrera
| Credit: Cortesía Camila Herrera

"De niña yo siempre soñaba que quería ser comunicadora o doctora. Tenía sueños, tenía planes para mi yo de adulto y el tener estos sueños y estos planes hacía que mi yo de niña no se quisiera rendir y que fuera valiente a pesar de las adversidades. Muchas veces la gente me dice: 'Enséñame a ser valiente'. Y creo que ser valiente no es algo que uno elige ni aprende, sino que las circunstancias de la vida te llevan a serlo. Tú eres valiente por obligación o para lograr tus sueños. Esa siempre fue mi única motivación, poder cumplir mis sueños y en eso llevaba el ser valiente y aguantar muchas cosas de las que tuve que pasar por mi enfermedad", afirma.

El doblaje cambió su vida

Adentrarse desde niña en el mundo del doblaje "fue algo que me hizo quererme un poco más a mí, como que me generó amor propio", confiesa.

"Yo comencé solamente haciendo el doblaje de canciones. Mi primer doblaje fue una canción de una película de Navidad y desde ahí me comenzaron a llamar para cantar. Cuando hacía estas canciones yo todavía estaba estudiando en el colegio", comparte.

"Siempre para mí mi voz era como un complejo de ser una adulta con voz de niña, pero ahora quiero mucho más mi voz de lo que la quería antes y creo que eso me lo dio el doblaje. Comenzar en este mundo desde muy niña me hizo sentirme también útil", asegura.