Andrés Palacios es el hombre que roba el corazón de Angelique Boyer en la telenovela que se transmitirá próximamente por Univision.

Por Carole Joseph
Septiembre 10, 2020
Anuncio

La productora Giselle González eligió al actor Andrés Palacios como la pareja sentimental de Angelique Boyer en la telenovela Imperio de mentiras, culebrón que iniciará transmisiones el próximo 21 de septiembre por Univision.

¿Quién es Palacios? “[Andrés] es una gran pareja”, dice de su compañero Boyer. “Creo que hacemos un buen equipo”.

Ciro Gutierrez para People en Español

El hoy actor nació en Chile el 13 de mayo de 1975.  Junto a su familia se mudó a Ciudad de México cuando tenía dos años. Si él tuviera al Andrés de hace diez años enfrente hoy, "le diría que no deje de insistir”, dice el chileno.

“Que toque la puerta hasta que le abran, y que no pierda por nada el respeto, la disciplina y el agradecimiento por todo lo que le acompaña en esta carrera. ¡Y que se siga divirtiendo mucho, todo sale mejor de lo que espera!”.

mezcalent.com

Palacios vive con su pareja Alejandra Castillo y sus dos hijos, Alejandro y Alfonso, en Ciudad de México. El cinéfilo valora su privacidad y siempre ha mantenido a su familia lejos de los reflectores.

mezcalent.com

También estudió mercadotecnia y publicidad e inició en el mundo de la actuación tras ingresar en el Centro de Formación Actoral de TV Azteca, en donde formó parte de los elencos de Las Juanas y  Amor en custodia, entre otras series.

Mezcalent.com

“He tenido la fortuna de trabajar siempre en áreas que he disfrutado, desde la ecología [a] temas cercanos a la veterinaria, rescate y cuidado de especies en peligro de extinción, áreas naturales protegidas. He modelado, he hecho doblaje, teatro, televisión y cine”, acota el actor, quien recientemente participó en la nueva versión de La usurpadora junto a Sandra Echeverría y Arap Bethke. “De cada trabajo he podido aprender, he podido conocer y compartir proyectos con excelentes profesionales que al paso del tiempo se han vuelto amigos entrañables. [También he podido] adquirir conocimientos que me ayudan a crear soluciones y propuestas en el día a día; por eso ningún trabajo me parece malo”.