La actriz mexicana dobló la voz de Neslihan Atagül en la exitosa telenovela turca Amor eterno que Univision transmitió recientemente con gran éxito de audiencia.

Por Moisés González
Octubre 12, 2020
Anuncio

En cuanto la llamaron para hacer el casting y pudo ver las primeras imágenes de la telenovela, Desiré Sandoval quedó tan fascinada que supo de inmediato que Nihan (Neslihan Atagül) tenía que ser para ella. "Me identifiqué muchísimo. El personaje me atrapó", confiesa la actriz de doblaje mexicana a People en Español. "[Ser la voz en español de Nihan] ha sido una de las experiencias más maravillosas. Me encantó. Yo creo que ha sido de las grabaciones que más han significado para mí y que más emociones me han provocado", reconoce.

¿Cómo fue el proceso de construcción de Nihan?

Fue un trabajo en equipo con la dirección de Gerardo Montero, el director artístico. En conjunto con él estuvimos viendo sus actitudes, la forma en la que expresa sus emociones, la forma en la que habla, pero sobre todo las expresiones que ella tiene cuando pronuncia ciertas palabras, su tono, su timbre y también la actitud. Toda la actitud que ella maneja en cuanto a su entorno. Haz de cuentas que me meto en el personaje, me transporto, como si cerrara los ojos y me metiera dentro de esa persona, como si mi alma se metiera ahí y volteara a ver dónde está todo, qué está diciendo, cuál es la situación, si está frente a alguien que le causa una emoción negativa o una emoción positiva y observar qué expresiones hace cuando algo no le agrada, cuando algo sí le agrada. Es como todo un estudio. Lo que yo hago es imaginarme que estoy ahí, que soy ella.

Desiré Sandoval, la voz en Español de Nihan
Instagram Desiré Sandoval, Cortesía UNIVISION

¿Qué fue lo que más disfrutaste a la hora de dar vida a Nihan?

Todo. Disfruté como imaginarme que estoy dentro de su cuerpo, que soy Nihan y vivir todo lo que ella vive, todas las situaciones por las que ella atraviesa. Estoy feliz porque disfruté de todo, de cada uno de sus encuentros y desencuentros, sus pasiones, sus alegrías, sus tristezas.

¿Cuál fue tu escena favorita?

Tengo dos. Una cuando se reencuentra con Kemal, cuando ya pasan los años y se vuelven a ver. Me acuerdo que hasta la piel se me ponía chinita. Yo que soy una romántica empedernida (ríe), esa escena fue muy emocionante. Y hay otra escena que también me fascinó cuando por fin se casa con Kemal. Esas dos creo que fueron las más significativas.

El final fue muy desgarrador, ¿cómo fue para ti grabar esas escenas tan fuertes?

¡Ay! Sí, qué desgarrador final. Me acuerdo perfecto. Como comentaba hace rato, yo sentía que estaba ahí, sentía que era ella y que estaba viviendo eso en carne propia, entonces era un duelo y un desgarre del corazón impresionante. La grabé llorando. Yo lloraba, gritaba, se me ponía la piel chinita. De verdad fue muy fuerte. Creo que el secreto es sentir lo que estás haciendo. Fue muy fuerte para mí, pero fue una también de las mejores escenas que recuerdo de la serie.

Burak Özçivit y Neslihan Atagül, protagonistas de Amor eterno
Cortesía UNIVISION

¿Te llegó a sorprender el final? ¿Te hubiera gustado otro final?

Sí, por supuesto. El final me sorprendió muchísimo. En general la serie tenía muchas sorpresas, giros inesperados y esas cosas me fascinan. No me gusta como intuir qué es lo que va a suceder, entonces eso me tenía picadísima. Para mí sí fue un final muy sorpresivo. Fue un shock porque no es común, no es como todos los finales que uno se espera, por eso sí me gustó. Claro que me encantaría que hubiera, no sé, una segunda parte, que algo diera un giro inesperado como solía suceder durante todos los capítulos de la serie; pero sí, sí me gustó el final. Creo que fue tan sorpresivo y tan original que sí me gustó. Pero que se diera como se dio sí fue desgarrador. Emocionalmente fue desgarrador y todavía me pongo en los zapatos de Nihan y digo: ‘bueno y ahora qué’. Como dirección de la serie, como viendo el proyecto en general, sí me agradó que fuera un final original, inesperado. Eso se me hizo muy padre; sin embargo, no me encantó. Me sentí desgarrada, pero se me hizo muy original.

Más sobre Desiré Sandoval

- Desde pequeña estuvo familiarizada con el mundo del doblaje. "Mi abuelo paterno trabajaba con Gabilondo Soler en la XEW y era el que hacía todos los sonidos de los animales, los efectos especiales. Él fue un músico y un artista y le gustaba mucho hacer imitaciones".

-  Cuando era niña su madre le contaba los cuentos con los vocecitas de los personajes. "Le ponía caracterización a todo y crecí escuchando esos cuentos y pues mi mamá también estudió canto y la acompañaba a sus conciertos, no sé, como que siempre estuve en ese rollo".

-  Acompañando a un amigo a un llamado quedó fascinada con la profesión. "Yo cantaba en un grupo con un muy buen amigo y me acuerdo que en ese momento dijo: 'espérenme tantito, antes de que vayamos a comprar unos micros vamos aquí tengo un llamado'. Y entonces lo acompañamos y yo me quedé maravillada y dije: 'quiero dedicarme a esto'".

-  El doblaje es su adicción. "Es muy divertido. Está genial, voy, me divierto y encima me pagan".