La actriz mexicana trabajó con sus progenitores en su primer melodrama.

Por Moisés González
Mayo 13, 2020
Anuncio

Es uno de los rostros más talentosos y bellos de su generación y, a pesar de no haber tenido aún la oportunidad de protagonizar una telenovela, ha logrado ganarse el cariño del público tras casi dos décadas de exitosa carrera artística. Pocos saben, sin embargo, que Altair Jarabo debutó como actriz con apenas 8 años en el melodrama de TV Azteca El peñón del amaranto (1993).

Una decisión que no tomó Altair sino sus padres, Salvador Jarabo y Alba García, quienes conformaban el equipo de escritores que estaba a cargo de esa telenovela.

"Lo primero que hice fue a los 8 años una novela que se llamó El peñón del amaranto y lo decidieron mis papás y después de esa no hice nada, como hasta [2002]", contó recientemente la que fuera antagonista de exitosos melodramas como Abismo de pasión en el programa que conduce Julián Gil a través de su página de Facebook.

Aunque muchos desconocían esta información, Altair estuvo muy vinculada desde que nació al mundo de las telenovelas debido a la profesión de sus papás.

"Escribieron esa [telenovela] y muchas otras para Televisa pero se produjo esa de una manera muy especial, tuvo éxito y ahí participé yo", compartió Jarabo.

Otro de los melodramas que escribieron los papás de Altair, esta vez en Televisa, fue la exitosa historia infantil Cuento de Navidad (1999) que protagonizó Fernando Colunga.

"Ellos siguieron escribieron, después mi papá hizo efectos especiales y ya su carrera se fue por otro lado pero tienen todavía muchos amigos en la industria", reveló la actriz.

Quizás por eso resulte de lo más llamativo que Altair nunca soñara con ser actriz.

"La verdad es que a mí me tomó por sorpresa, más bien esta carrera me adoptó, yo me adapté a ella y descubrí un mundo padrísimo que me ha tratado muy bien y en el que he tenido mucha suerte y oportunidades, pero yo no era la niña chiquita que quería bailar y cantar. Al revés. Si me hubieran dicho a lo último que yo creía que me iba a dedicar era la actuación y de hecho le tenía pánico, pero pánico de que me dolía la panza, me daba mucho miedo", se sinceró Jarabo.