La exactriz mexicana, quien se retiró hace más de diez años de la televisión, destapó la cara oculta de la aparente riqueza que envuelve a las estrellas de los melodramas de Televisa.

Por Moisés González
Noviembre 12, 2020
Anuncio

Muchas personas tienden a asociar la vida de los actores que trabajan en la industria de las telenovelas con el dinero y la opulencia, pero la realidad puede llegar a ser muy diferente. Al menos eso es lo que asegura quien fuera una de las estrellas más exitosas de los melodramas de Televisa, la retirada actriz mexicana Allisson Lozz. La inolvidable protagonista de Al diablo con los guapos y En nombre del amor, quien se encuentra alejada del medio artístico desde hace más de diez años, destapó recientemente a través de las redes sociales la verdadera cara de la aparente riqueza en la que se cree que viven los artistas que trabajan en la televisión.

"Se sorprenderán que muchos de mis compañeros actores y mi familia y yo éramos muy, muy pobres económicamente. Pagando renta, viles y la aparente vida lujosa que lleva un artista hacía que el poco dinero que nos daban se fuera allí", reveló Allisson, quien actualmente es consultora de belleza de una importante marca de productos cosméticos, además de fotógrafa.

Allisson Lozz en la telenovela Al diablo con los guapos
| Credit: Mezcalent

"Si no hacías comerciales externos realmente no ganabas nada", aseguró.

La exactriz confesó que en la última telenovela en la que participó, Al diablo con los guapos, la mayoría de los actores juveniles pagaban renta, pero no lo podían decir en pantalla para no perder el aparente glamour en el que se supone que tienen que vivir los artistas.

Allisson Lozz en la telenovela En nombre del amor

"Y no puedes pedir más dinero porque te dicen que no eres indispensable. Te exigen que aún sintiéndote muy enfermo por tanto trabajo sigas y sigas", compartió Allisson, quien aseveró que debido al estrés de las interminables jornadas de trabajo llegó a ver resentida su salud.

"Son tragos muy amargos que cuando recordamos mi vida en el medio artístico aún duelen", se sinceró la exactriz, quien hoy a sus 28 años prefiere olvidar esa etapa de su vida.