Corazón guerrero, melodrama que protagoniza la carismática conductora y actriz mexicana, aterriza este martes en la pantalla de Univision tras su éxito en México.
Anuncio
Alejandra Espinoza
Alejandra Espinoza, protagonista de Corazón guerrero
| Credit: Mezcalent

El Corazón guerrero de Alejandra Espinoza está a punto de comenzar a latir en Estados Unidos. El melodrama que protagoniza la carismática conductora y actriz mexicana aterriza este martes 6 de diciembre en la pantalla de Univision a las 3 p. m., hora del Este, tras su éxito en México. Aunque no ve la hora de que el público pueda comenzar a disfrutar de la telenovela, Alejandra confiesa que este estreno en particular le genera "un poquito de miedito".

¿Por qué?

Al principio tenía miedo de que se estrenara en México, decía yo 'la gente no me va a querer', 'no me va a recibir' y después las cosas se dieron muy bonitas. La verdad [ahora] tengo mucho miedo de que se estrene acá en Estados Unidos porque acá la gente me conoce, la gente no me deslinda de Alejandra Espinoza, se les hace muy difícil verme en pantalla y que no sea yo y lo sé porque leía muchos comentarios porque, aunque ustedes no lo crean, mucha gente acá en Estados Unidos veía la telenovela y me escribían de todas partes. Creo que me van a juzgar desde otra perspectiva, no tanto del hecho de que no la conocemos y por qué está ahí, sino que no van a poder separar a Alejandra Espinoza de Mariluz por lo menos en los primeros capítulos.

Protagonizar una telenovela era uno los grandes sueños que tenías…

Ser protagonista de una telenovela, trabajar en Televisa, vivir en la ciudad de México era un sueño que yo tenía desde los 7 años. Fue como que el primer sueño que todo niño tiene. Yo siempre pongo el ejemplo como cuando los niños dicen 'yo quiero ser astronauta' o 'yo quiero ser policía' pues ese era mi sueño, lo tenía muy claro desde chiquita.

Corazón guerrero
Alejandra Espinoza en una escena de Corazón guerrero
| Credit: Mezcalent

¿A qué sabe cumplir un sueño?

Se siente muy bien, la verdad. Me siento bien orgullosa de mí. Yo creo que pocas veces los seres humanos hacemos eso: nos agradecemos o decimos lo orgullosos que estamos de nosotros mismos y yo he aprendido en este tiempo a darle mucho valor a las cosas que he cumplido en mi vida. La verdad es que estoy muy contenta, me siento muy orgullosa, le eché muchísimas ganas. Me quedo con un muy buen sabor de boca, parece que fue ayer que comenzamos a grabar, que comenzamos las pláticas de la telenovela, que Salvador Mejía me habló del personaje Mariluz…

Al principio no sabías cómo iba a reaccionar el público mexicano a tu trabajo y te recibieron con los brazos abiertos. ¿Qué le dirías a la Alejandra que empezó a grabar esta historia a principios de año con la incertidumbre de no saber cómo le iba a ir?

Yo le diría a la Alejandra que comenzó la telenovela así con los miedos, con las incertidumbres… 'Confía en ti, confía en tu gente, confía en que vas a dar lo mejor de ti, confía en que en algún momento tú Alejandra Espinoza más allá del personaje puedes convertirte en la motivación de otra niña también de 7 años que tiene un sueño de trabajar en televisión... '. Yo creo que sería eso, le daría una palmadita en la espalda y le diría 'Ale, tranquila, todo va a estar bien, tú solamente échale ganas'.

Espinoza
Alejandra Espinoza es Mariluz en Corazón guerrero
| Credit: Mezcalent

Visualízate en el último día de grabación de la telenovela. Estas frente a frente con Mariluz, tu personaje. Si pudieras tener una última conversación con ella, ¿qué le dirías?

Yo creo que sería gracias, de verdad muchas gracias por haberme dado la oportunidad de interpretarla, por haberme dado la oportunidad de sentir lo que ella sentía, de amar como ella amaba, de echarle todas las ganas y todos los kilos como ella le echaba. Y la verdad es que con eso me quedo. Me encantó. Amé a Mariluz. Me daba coraje a veces con ella y me daba lástima en ocasiones, pero creo que al final del día no es muy diferente a lo que yo soy. Le aplaudiría todo lo que hizo porque todo lo que hizo lo hizo por amor, al igual que yo en mi vida. Yo todo lo que hago lo hago por amor, por amor a mi trabajo, por amor a mi familia… Siempre hay que encontrar eso, la base siempre tiene que ser el amor y de ahí las cosas surgen.

En tu pódcast comentaste que en el momento en el que el productor Salvador Mejía te invitó a protagonizar la telenovela no sabías si Univision te iba a dejar ya que el proyecto no tenía nada que ver con la cadena, ¿cómo fue la reacción de Univision cuando se lo comunicaste?

Cuando mi agente le informa a Univision sobre la propuesta de Corazón guerrero que se iba a hacer en México obviamente yo tengo un contrato con Univision que en ese momento cuando yo hablo con Salvador y cuando ya está la propuesta en la mesa no era todavía, o por lo menos no sabíamos nosotros, que ya se iba a convertir TelevisaUnivision, entonces yo no sabía cómo iban a reaccionar y no sabía si me iban a dejar porque obviamente mi trabajo principal es en la conducción y es en Univision, como tal Miami. Sin embargo, yo creo que ellos también sabían la ilusión que a mí me provocaba trabajar en una telenovela. Al principio tenía un poquito de miedo y yo pensaba que no me iban a dejar o que me iban a poner muchas trabas, sin embargo, no, todo fluyó, me dieron la oportunidad… Justamente yo estaba terminando Nuestra Belleza Latina, lo que significaba que yo ya no tenía proyecto, entonces todo se acomodó. Todo fue tan bonito porque es que Dios es perfecto, Dios sabe cómo hace las cosas. Todo Dios lo acomodó en un orden para que se pudiera dar. El único trabajo que yo tuve fuera de Corazón guerrero con Univision fue Premio Lo Nuestro y antes de yo irme para México eso se habló.