En pleno siglo XXI el porcentaje de actores homosexuales que deciden hablar públicamente de su orientación sexual continúa siendo muy pequeño, ¿por qué?

By Moisés González
April 25, 2019 10:33 AM

Mauricio Mejía había sido seleccionado en el 2012 para formar parte del triángulo protagónico juvenil de una exitosa novela de Televisa, pero su participación en esa historia se truncó de la noche a la mañana cuando una conocida revista mexicana publicó en su portada unas fotografías en las que aparecía besándose con otro hombre.

“Cuando el productor vio el paparazzi que me habían hecho besando a mi novio, tomó la decisión de dejarme fuera del proyecto”, recuerda Mejía, quien hasta ese momento había ocultado públicamente su orientación sexual por el miedo al rechazo.

“Mis padres, mis amigos y, cuando empecé en la televisión, mis productores tenían visualizado cómo querían que fuera mi forma de vida y cuando me di cuenta de que no era como ellos querían que fuera, traté a toda costa que nadie supiera mi orientación sexual para poder lograr todos mis sueños”, afirma hoy el actor de 36 años.

Mauricio Mejía, actor y estilista mexicano.
Fotógrafo: @byjuano

Mejía se convirtió en uno de los primeros galanes de telenovela en reconocer públicamente su homosexualidad y hablar abiertamente de ello. Cinco años después, pocos son los que han seguido su ejemplo. El número de galanes de telenovela que habla con normalidad de su orientación sexual se puede contar con los dedos de las manos.

El miedo a las repercusiones sigue imponiéndose, a pesar de que paradójicamente en la ficción las historias de amor entre personas del mismo sexo cobran cada vez más protagonismo llegando a alcanzar niveles de popularidad inimaginables hace pocos años —como Aristemo, la pareja adolescente gay integrada por Emilio Osorio (Aristóteles) y Joaquín Bondoni (‘Temo’) en la exitosa telenovela mexicana Mi marido tiene más familia o la trama de amor lésbica protagonizada por Macarena Achaga (Valentina) y Bárbara Lopez (Juliana) en el también melodrama de Televisa Amar a muerte.

La realidad es que el porcentaje de actores homosexuales que deciden hablar públicamente de su orientación sexual continúa siendo muy pequeño.

“Seguramente hay muchos estigmas y hay gente a la que le dará miedo a lo mejor perder trabajos, no sé, cada quien cuenta su cuento como le fue en la feria, pero cada quien decide, creo que es una decisión muy personal y depende de cada uno el momento en que lo quiere compartir y si es que lo quiere compartir”, afirma el actor mexicano Mauricio Martínez, quien al igual que Mejía se vio en la necesidad de hablar públicamente de su orientación sexual en el 2015 después de que la misma revista sacara sin su consentimiento la noticia de su boda en portada.

Mauricio Martínez, actor y cantante mexicano.
Cortesía BOBO

“Lo tomé como una oportunidad de poner mi granito de arena y de educar a la gente, sobre todo en México en esos momentos, pues fui de los primeros, creo, que lo hice, con bastante clase y dignidad, y de una manera congruente, sin escándalo y como debe ser”, reconoce Martínez, a quien hemos podido ver en producciones como La mujer del vendaval (2012) y Señora Acero (2015), y que hoy triunfa en Broadway.

Otro de los contados actores mexicanos que presume con total naturalidad a su pareja en las redes sociales es Roberto Duarte, quien recientemente dio vida al inspector Montilla en la exitosa telenovela estelar de Univision Amar a muerte.

“Yo en las redes sociales muestro a mi familia, muestro a mis amigos, muestro a mi pareja, muestro mi desarrollo profesional… muestro infinidad de cosas que soy yo. Y no tengo ningún temor de que nada de lo que yo soy me pueda perjudicar porque soy un hombre íntegro, que trabaja y que vive en consecuencia de sus actos”, asevera Duarte, quien considera que estamos en una época en la que no hace falta ni pensar en “salir del clóset”. “Ya no estamos en el 85 en el que uno tenga que pensar ‘saldré del clóset o mejor me quedo dentro’, por favor, ya estamos un pasito adelante”.

Roberto Duarte y su pareja, el también actor Daniel Vidal.
Cortesía Roberto Duarte

No todos piensan igual y el hecho es que en pleno siglo XXI el miedo a perder trabajos sigue condicionando a muchos actores a la hora de reconocer su homosexualidad.

“En este momento sí [creo que me cerraría puertas el hecho de que se diera a conocer mi orientación sexual], creo que la gente de televisión no está lista aún para castear a un personaje por sus habilidades y no necesariamente por su percepción”, afirma un conocido actor, que prefiere mantener el anonimato ya que aún no ha reconocido públicamente que es gay.

“Honestamente, siento que no ha habido necesidad, al menos no en mi caso, pudiese ser que es porque en mi vida cotidiana soy muy reservado. Entonces tampoco ando por la calle diciéndole a la gente cuál es mi orientación sexual”, agrega el galán de telenovelas.

Además del miedo a quedarse sin trabajo, otro factor importante que explicaría el bajo número de actores que reconocen su homosexualidad en la industria sería el llamado “respeto a la audiencia”.

“[La gente] aún no está preparada para ver a sus actores favoritos haciendo un papel de heterosexuales cuando en la vida real sus preferencias son distintas”, afirma un conocido publicista del medio. “Ahora bien, si hablamos de la industria como tal, creo que estas mismas empresas los obligan a que mantengan un estilo de vida ‘hetero’ por eso mismo, porque saben que el público aún no está tan abierto. Aunque considero que poco a poco hemos comenzado a ver que ese tabú está muriendo”.

¿Será que pese a todos los avances en la igualdad de derechos persiste la homofobia en la industria?

“Yo creo que sí y es normal. Hay mucha gente que no está preparada a lo mejor mentalmente”, considera Martínez. “La homofobia existe por no tener información, es ignorancia, entonces por eso creo que es muy importante predicar con el ejemplo y hacerlo de una manera inteligente”.

Mauricio Martínez, actor y cantante mexicano.
Cortesía BOBO

El actor asegura, sin embargo, que nunca ha vivido ningún episodio de homofobia en un set de grabación. “La gente con la que he trabajado han conocido a mis parejas y siempre me han respetado. No tiene por qué afectar”, subraya. “Las orientaciones sexuales no deben afectar en nada a nadie, es simple y sencillamente con quien compartes tu cama, básicamente, y no tiene por qué afectar”.

Al actor puertorriqueño Alexander Torres, quien salió del clóset en el 2017, tampoco le consta que haya sido discriminado en su trabajo por hablar abiertamente de su orientación sexual, pero no descarta que haya podido sufrir represalias por ello.

“Me he cuestionado por qué no he trabajado en otro proyecto de televisión luego de hablar sobre mi orientación sexual y mostrar mi familia en la revista People“, reconoce Alexander, quien ha participado en telenovelas como Relaciones peligrosas y Dama y obrero, y hoy es modelo de una marca de ropa interior destinada al público gay. “Hasta el momento ningún productor o ejecutivo me ha cerrado la puerta por ser homosexual, aunque pienso que si alguno lo haría, sabrían cómo justificarse o disimular”.

Alexander Torres, actor puertorriqueño.
Fotógrafo Fab Photografia

Duarte también deja claro que nunca ha vivido “ningún encuentro desagradable” a cuenta de su sexualidad. “Nunca he tenido ninguna mala experiencia y no creo tampoco que mi orientación sexual me cierre ninguna puerta”, considera el actor de 42 años. “Las puertas a mí me las abre mi talento, mi trabajo, mi capacidad de compromiso, mi responsabilidad cuando estoy empleado y lo demás es cosa mía, no tiene por qué intervenir en nada que tenga que ver con mi trabajo”.

Si la cifra de actores gay que hablan abiertamente de su orientación sexual sigue siendo baja, en el caso de las actrices es todavía mucho menor. Valeria Vera, quien interpreta a Sandra Fuentes en la exitosa novela estelar de Telemundo Betty en NY, es la excepción que confirma la regla. “Nunca escondí mi orientación sexual”, asegura la actriz mexicana de 40 años, quien no considera que hacer pública esta faceta de su vida le haya podido cerrar puertas. “Al contrario. He podido ayudar a otros a sentirse cómodos con quienes son”.

Valeria Vera, actriz mexicana.
Mezcalent

Para Vera el hecho de que haya tan pocas mujeres homosexuales que reconozcan abiertamente su orientación sexual dentro de la industria obedece, entre otros motivos, a “la crítica social”. “Es muy dura”, afirma. “Y como humanidad no estamos educados a escucharnos y es más fácil ser parte del sistema que salir de él y sentir orgullo por ello”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El hecho de que saliera a la luz en la portada de un medio su orientación sexual supuso un revés para la carrera de Mejía, pero por otro lado lo motivó a luchar por sus sueños y liberarse del miedo al qué dirán. “Un día decidí cambiar todo, vivir como realmente soy, feliz. Decidí alejarme del medio artístico. Me fui a Chicago y volví al mundo del estilismo. Yo antes de estudiar actuación, fui estilista en México y lo había dejado por diez años”, explica.

“Ahora estoy enfocado en un proyecto muy ambicioso, mi propia marca de productos de belleza, que muy pronto los tendrán a la venta: maquillaje para hombres, tratamientos para la piel”, cuenta ilusionado el mexicano, quien tiene un canal de YouTube de temática gay que cuenta con más de 300,000 seguidores.

Mauricio Mejía, actor y estilista mexicano.
Fotógrafo: @byjuano

“Nada es más valioso que tú mismo, solo se tiene esta vida y si no la vives al máximo, sin miedos y tabús, puede llegar un día que lo lamentes y sea demasiado tarde para recuperar el tiempo perdido”.

People en Español se puso en contacto tanto con Telemundo, como con Televisa y Univision para conocer su punto de vista sobre sobre el tema tratado, pero nunca respondieron a nuestras preguntas.

Advertisement


EDIT POST