La célebre chef mexicana nos enseña a prepara este rico plato que se prepara en un segundo y se sirve calientito con tortillas ¡perfecto para una cena casual o reunión!

Gallery

Read the full recipe after the video.
Anuncio

El queso fundido es un platillo clásico de la cocina mexicana. En el centro de México se come con tortillas de harina y servido en cazuelitas de barro. Y en el norte se come con deliciosas tortillas de harina recién hechas.

Sea como sea, es un plato bueno, bonito, barato ¡y llenador! "El queso fundido es la definición de antojo por excelencia, y para nosotros los mexicanos es un antojo que se puede comer a cualquier hora del día, ya sea como botana o hasta como plato principal si se prepara en cantidad suficiente. No conozco a un solo mexicano que no empiece a salivar en cuanto piensa en el queso fundido", asegura la chef mexicana Pati Jinich, anfitriona del show Pati's Mexican Table (PBS), quien actualmente residente en Washington, D.C.

"Puedes agregarle otros ingredientes al queso fundido. Los más populares en los restaurantes de la Ciudad de México, donde yo crecí, son las rajas de poblano, el chorizo y los champiñones", explica graduada de la prestigiada L´Academie de Cuisine en Gaithersburg. "Cada restaurante tiene sus variantes; por ejemplo, pueden servir rajas poblanas con cebolla caramelizada, una mezcla de diferentes chorizos o champiñones silvestres con epazote y chile seco".

Mira esta versión que se puede servir acompañada de una copa de tequila Gran Centenario Añejo, ¡salud!

Ingredientes

Ingredient Checklist

Preparación

Instructions Checklist
  • En un sartén mediano, calentar el aceite a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, agregar el chorizo y cocinarlo de 4 a 5 minutos, desmenuzando con un par de espátulas o cucharas de madera hasta que esté dorado. Retirar el chorizo del fuego y pasarlo a un recipiente.

    Anuncio
  • Poner la rejilla en la parte superior del horno y precaliéntalo a 230 C. (446 Fahrenheit)

  • Regresar el sartén a la estufa a fuego medio, añadir la mantequilla y cuando se derrita, agregar las cebollas. Acitronar, revolviendo ocasionalmente y raspando el fondo del sartén, de 6 a 7 minutos, hasta que se empiecen a dorar las orillas. Añadir las rajas de poblano, el jitomate y la sal y cocina de 3 a 4 minutos más. Retirar del fuego y pasar la mezcla a un recipiente.

  • Poner el queso rallado en un refractario hondo y engrasado. Hornear el queso de 12 a 15 minutos, o hasta que esté completamente derretido. Retirar del horno. Poner encima el chorizo y la mezcla de rajas. Regresar el refractario al horno de 10 a 12 minutos más, hasta que el queso esté casi líquido y dorado en las orillas y en algunas partes de la superficie.

  • Precalentar un comal o sartén grande a fuego medio-bajo. Calentar las tortillas sin encimarlas hasta que estén calientes, esponjadas y ligeramente doradas. Ponerlas en un tortillero o en una toalla de cocina limpia.

  • Sacar el queso del horno y ponerlo en la mesa junto con las tortillas calientes, las rebanadas de aguacate y la salsa que te guste. Comer en tacos.

Anuncio