Además de una madre y esposa de diez, Natasha Araos es una amante de la vida saludable y así lo demuestra en cada una de sus exquisitas recetas que le ayudan a verse y, sobre todo, sentirse estupenda.

 

Anuncio

Dicen que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer, y este es uno de esos casos. Natasha Araos, esposa de Chyno Miranda, es una madre y mujer todo terreno que puede con lo que le pongan.

La bellísima venezolana, formada en marketing, se ha dedicado en cuerpo y alma a su familia, su mejor trabajo. Los últimos meses más en concreto los ha focalizado en el cantante, quien de la noche a la mañana fue víctima de una terrible enfermedad que le tuvo postrado en una cama.

Siempre positiva, Natasha no ha dejado de creer ni un momento que todo esto pasará. Y tampoco ha dejado de compartir sus pensamientos positivos y recetas exquisitas en sus redes sociales. Ha demostrado que ser vegana no implica comer aburrido. Jugos naturales, un divertido risotto y hasta chocolate para untar saludable. ¡Nada se le resiste!

En estos días, la también deportista de cuerpo escultural mostró cómo preparar unas tortillas llenas de nutrientes y verdura para su hijo Lucca. Una opción muy sana para el almuerzo o la cena.

Para los más mayores de la casa también tiene sugerencias. Por ejemplo, este risotto de champiñones para chuparse los dedos. Una receta fácil y deliciosa de la que compartió todos los ingredientes y su paso a paso. El resultado en la foto hizo la boca agua a sus seguidores.

Y para los más golosos, ¡también hay sugerencias de lo más originales! Esta Nutella casera, sin aceite de palma y puros ingredientes naturales hizo las delicias de los dulceros. ¡Qué pinta!

Una dieta equilibrada que sumada al ejercicio que hace tienen como resultado un cuerpo de escándalo. Natasha muestra sus rutinas en casa o en el gimnasio con sus seguidores, muchas de ellas mujeres y mamás, para motivarlas y demostrarles que 'sí, se puede'.

Un claro ejemplo de que querer es poder. Solo es necesario un poquito de disciplina y ganas. ¡Gracias querida Natasha por ser la mejor muestra de ello!