Tiempo Total
15 H
Tiempo Activo
45 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
1

Esta técnica casera te ayudará a preparar un pan rústico como el de los panaderos profesionales, pero con mucho menos esfuerzo. Disfrútalo recién salido del horno.

Cómo hacerlo

1. Mezcla la harina, sal y levadura en un tazón grande, asegurándote de distribuir sal y levadura uniformemente en toda la harina. Agrega el agua y revuelve suavemente con tus manos, hasta integrar todo en una masa.

2. Tapa el tazón con plástico adherente y deja reposar durante no menos de 12 horas y no más de 24. (El tiempo dependerá de la temperatura ambiente. La temperatura ideal es de 21 °C).

3. Enharina una superficie de trabajo y vacía la masa sobre ésta. Aplana y estira con cuidado dándole una forma un poco alargada. Dobla los extremos uno sobre otro. Tapa con plástico adherente y deja reposar 15 minutos más.

4. Destapa y forma con cuidado una bola de masa. Tapa con una toalla de cocina y deja que crezca durante 2 horas.

5. Coloca una cacerola de hierro con tapadera dentro del horno. Precalienta el horno a 230 °C con la cacerola adentro.

6. Con mucho cuidado coloca la masa dentro de la cacerola caliente y tapa con la tapadera. Hornea durante 30 minutos, destapa y hornea durante 15 minutos más.

Tal Vez Te Guste