Tiempo Total
1 H 50 Min
Tiempo Activo
25 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
12

Saborea este pastel esponjoso repleto de tres leches que se derraman en tu boca a cada mordida.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 °C (350 °F). Engrasa un molde para hornear mediano.

2. Bate las claras de huevo a velocidad alta hasta que formen picos firmes. Sin dejar de batir, agrega poco a poco el azúcar y sigue batiendo hasta que brillen. Agrega una por una las yemas, batiendo bien después de cada adición. Reduce la velocidad de la batidora a media y agrega la harina, 1 cucharada a la vez, batiendo muy bien antes de agregar la siguiente. Sigue batiendo e incorpora el polvo para hornear, leche y extracto de vainilla.

3. Vierte la masa dentro del molde engrasado y hornea en el horno precalentado durante aproximadamente 25 minutos, hasta que pase la prueba del palillo y haya tomado un tono café ligero. Deja enfriar durante 15 minutos.

4. Licua 1 taza de crema para batir con la leche condensada y la leche evaporada. Vierte sobre el pastel. Cubre el pastel con plástico adherente y refrigera durante por lo menos 1 hora para que se enfríe mientras absorbe el líquido.

5. Corta el pastel en cuadros y sirve cada cuadro con un copo de crema batida y unas rebanadas de fresa. Si sobra pastel, mantén en refrigeración.

Tal Vez Te Guste