Tiempo Total
2 H 15 Min
Tiempo Activo
5 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
4

Gelatina de tu sabor favorito con leche evaporada, un poco de agua y nada más. Fácil, de textura suave y esponjosa... además de que se cuaja al instante.

Cómo hacerlo

1. Vierte la leche dentro de un tazón mediano de metal y mete al congelador hasta que esté casi congelada.

2. Mientras hierve el agua en una cacerola pequeña. Agrega la gelatina, y mezcla hasta que se haya disuelto. Retira del fuego y deja enfriar a temperatura ambiente.

3. Saca la leche del congelador cuando esté lista y bate con batidora eléctrica a velocidad alta, hasta que se esponje. Reduce la velocidad de la batidora a baja y sin dejar de batir, agrega poco a poco el agua con la gelatina ya fría (pero no cuajada).

4. Vierte dentro rápidamente de un molde de un litro capacidad, o divide entre moldes individuales. La gelatina se cuajará en cuestión de un minuto.

Tal Vez Te Guste