Tiempo Total
2 H 40 Min
Tiempo Activo
15 Min
Tiempo Prep
25 Min
Porciones
32

Ésta es la versión moderna del pastel de tres leches: cupcakes de vainilla bañados en tres leches y cubiertos con crema chantilly con un toque de vainilla.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 180 °C. Forra 32 moldes para muffin con capacillos de papel.

2. Bate las claras de huevo en un tazón limpio y seco, hasta que formen picos suaves. Sin dejar de batir, agrega poco a poco el azúcar y sigue batiendo hasta que ésta se haya disuelto. Añade una por una las yemas, batiendo muy bien antes de agregar la siguiente.

3. Cierne la harina con el polvo para hornear y la sal en un tazón mediano. Incorpora a los huevos batidos, alternando con la leche (empieza con los polvos y termina con los polvos). Añade la vainilla y bate hasta integrar.

4. Divide la masa entre los moldes, llenándolos hasta la mitad de su capacidad. Hornea en el horno precalentado hasta que pasen la prueba del palillo, aproximadamente 15 minutos. Retira del horno y coloca los moldes sobre una rejilla de alambre para que los cupcakes se entibien.

5. Mientras, licua la media crema con la leche condensada y la leche evaporada.

6. Pica los cupcakes varias veces con un tenedor o picahielo paa que absorban las tres leches. Pon una cucharada de tres leches sobre cada cupcake y repite el procedimiento hasta terminar con las leches. Cubre los cupcakes con plástico adherente y refrigera de 2 a 4 horas.

7. Para decorar, bate la crema para batir junto con la vainilla, hasta alcanzar el punto chantilly. Coloca un copo de crema batida sobre cada cupcake justo antes de servir.

Tal Vez Te Guste