Tiempo Total
1 H 40 Min
Tiempo Activo
1 H 30 Min
Tiempo Prep
10 Min
Porciones
6

Estos camotes se hornean una primera vez hasta que se suavizan. Su pulpa se hace puré y se mezcla con requesón y queso parmesano antes de hornearse una segunda vez en su misma cáscara. Una verdadera delicia.

Cómo hacerlo

1. Precalienta el horno a 200 ºC (400 ºF). Pica los camotes por todos lados con un tenedor y hornea hasta que estén suaves, aproximadamente 1 hora. Retira del horno y deja enfriar hasta que puedas manejarlos con las manos, aproximadamente 20 minutos.

2. Baja la temperatura del horno a 175 ºC (350 ºF). Engrasa una charola para hornear grande.

3. Calienta el aceite de oliva en un sartén pequeño a fuego medio. Agrega los echalotes y cocina, moviendo constantemente, hasta que estén suaves y empiecen a oscurecerse, aproximadamente 10 minutos. Reserva.

4. Corta los camotes a la mitad, a lo largo, y saca la pulpa con una cuchara y con mucho cuidado, dejando la cáscara intacta. Reserva las cáscaras. Coloca la pulpa de los camotes en una licuadora o procesador de alimentos y muele hasta hacerla puré. Añade el requesón, sal, pimienta, jengibre y azúcar; procesa o licua de nuevo hasta integrar todo muy bien.

5. Vierte el puré de camote dentro de un tazón y agrega los echalotes, queso parmesano y salvia; mezcla muy bien. Divide el puré entre las cáscaras de camote y acomoda en la charola engrasada.

6. Hornea hasta que se hayan calentado completamente, aproximadamente 30 minutos.

Tal Vez Te Guste