Tiempo Total
5 H 25 Min
Tiempo Activo
10 Min
Tiempo Prep
15 Min
Porciones
6

Una forma original y deliciosa de refrescarse a la hora del postre durante la temporada de pitayas.

Cómo hacerlo

1. Licua la pulpa de pitaya con el agua hasta tener un puré homogéneo. Cuela sobre un tazón presionando firmemente con un cucharón o espátula para desechar las semillas, pero exprimiendo hasta la última gota de pulpa. Añade el azúcar y revuelve durante varios minutos hasta que todo el azúcar se haya disuelto.

2. Vierte la mezcla dentro de un molde de metal y congela hasta que empiece a formar cristales de hielo. Retira del molde y licua hasta tener una consistencia frappé. Repite el procedimiento de congelar y licuar 1 o 2 veces más, hasta alcanzar la consistencia deseada.

Tal Vez Te Guste